Google+ Aislado en este planeta: noviembre 2015

lunes, 30 de noviembre de 2015

La Sala de Ambar

La opulencia histórica de San Petersburgo en cuanto a palacios y jardines se refiere, es inmensa. Se trata de una zona declarada por la Unesco "Patrimonio de la Humanidad" que se conoce como "Centro histórico de San Petersburgo y conjuntos monumentales anexos". Comprende más de cuarenta edificios, palacios, jardines, fortalezas y conjuntos arquitectónicos en una increíble fusión de barroco y neoclásico con influencias de la arquitectura rusa, ocupando la zona declarada, más de 40 kilómetros cuadrados.

Una de las joyas que destaca entre tanto esplendor, es el Palacio de Catalina situado a 24 kilómetros al sur de la antigua capital de los zares, que se conoció como Tsárskoye Seló y actualmente se llama Pushkin en honor del escritor. El palacio y sus jardines están integrados en la ciudad, lo que la convierte en uno de los lugares más encantadores de Rusia.

Espectacular Palacio de Catalina

La historia de este palacio se remonta al año 1717, cuando Catalina I de Rusia contrató los servicios del arquitecto alemán Johann-Friedrich Braunstein con el fin de construir su residencia de verano. Este palacio tuvo varias restauraciones por parte de las zarinas descendientes de Catalina I. Su hija, la emperatriz Isabel I, encargó al arquitecto Bartolomeo Rastrelli que lo reconstruyera completamente en un estilo rococó mucho más llamativo. Después de cuatro años, en 1756, las obras quedaron terminadas con el resultado de un palacio que tiene una fachada de 325 metros de largo.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Internet de las Cosas

Primero hemos sido las personas las que a través de ordenadores y después de tablets, móviles y otros artilugios nos hemos conectado a Internet. Pero imaginemos el paso siguiente: los objetos de uso común también se conectan y de forma autónoma, proporcionan información de su funcionamiento, de su contenido, de su ubicación… de todo. Información infinita y accesible por otros dispositivos para ir cerrando el control de toda actividad que tenga interés para el ser humano.

Se denomina Internet de las Cosas (IoT), al concepto que define la red global de información y comunicación en donde todos los objetos que nos rodean, independientemente de su naturaleza, tamaño y función se encuentran identificados y conectados permanentemente a Internet, permitiendo la captura, almacenamiento y gestión de toda la información que emiten con la finalidad de automatizar actividades, mejorar procesos y aportar información útil para la toma de decisión frente a las situaciones que se presentan cotidianamente.


Pensemos por ejemplo, que si los libros, termostatos, paquetería, lámparas, puertas, frigoríficos, botiquines, ropa, automóviles, semáforos, etc. estuvieran conectados a Internet e identificados, no existirían cosas fuera de lugar, ni roturas de stock, ni caducados y obsoletos. Sabríamos exactamente su ubicación, cómo se consumen y cómo y dónde se compran así como su precio y disponibilidad. También sabríamos si un aparato está encendido y si funciona correctamente, desde cualquier lugar del globo.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Paris

En la memoria, en la retina, en el recuerdo, en el sentimiento, en la fantasía, en el corazón... siempre nos quedará París.










 













jueves, 12 de noviembre de 2015

Commonwealth

A veces este nombre tal inglés se cuela en las noticias, aunque no con tanta frecuencia como se oía antes. Suena a ocurrencia británica y así es en efecto. Si has tenido un inmenso imperio y has dominado medio mundo, pretendes que cuando menos, aquellas que fueron tus colonias y tus dominios, sigan siendo tus amigos. Este es el invento de la Gran Bretaña para mantener unas relaciones privilegiadas con aquellos países que formaban su imperio del siglo XIX.

Un imperio por todo el mundo

El término Commonwealth significa algo así como Mancomunidad, en el sentido asociativo de buscar la riqueza y el beneficio mutuo. Casi todos sus miembros eran territorios que históricamente habían estado bajo el dominio británico en algún momento bien por asentamiento, por conquista o por acuerdo internacional de cesión.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Puentes medievales de Pamplona

La capital navarra tiene un entorno verde privilegiado que se disfruta y se comprende mejor si se recorre por caminos que se alejan del tráfico automovilístico. Así ocurre con una ruta encantada que se pasea a pie o en bicicleta, llamada Parque Fluvial del Arga y más familiarmente, para los usuarios habituales, Paseo del Arga.

Puente viejo de Burlada
Este paseo fluvial es un camino de once kilómetros de longitud dentro del municipio de la capital, que se adentra en la ciudad por las huertas de la Magdalena, cruza el barrio de la Rochapea a los pies del casco viejo y después se aleja por el barrio de San Jorge. En esta parte, el Arga coquetea con la ciudad tocando sus murallas y alejándose de repente para volver a acercarse y en esta danza va creando hermosos meandros de exuberante vegetación.

Este tramo urbano del paseo forma parte de una red de caminos más amplia abarcando otros municipios y otros ríos que en su conjunto forman el Sendero Fluvial de la Comarca de Pamplona. Este, en su conjunto, forma una especie de "Y griega" muy sinuosa, que por el norte tendría sus terminales en Irotz (río Arga) y en Sorauren (río Ultzama) para acabar en el extremo sur en Arazuri. Los dos ríos aúnan sus aguas en Villava en el mismo punto que los caminos se unifican. El ramal del Arga es coincidente con el Camino de Santiago que llega de Roncesvalles y Zubiri y por este trazado seguirá hasta Pamplona.