Google+ Aislado en este planeta: septiembre 2015

lunes, 28 de septiembre de 2015

San Petersburgo

Entrando en esta ciudad desde el aeropuerto de Pulkovo, se percibe de inmediato la impresión de estar en una capital moderna. También que se trata de una ciudad grande, con avenidas muy amplias y que se encuentra situada en una inmensa llanura. Podemos quitar los edificios e imaginar el escenario que se encontró el zar de Rusia, Pedro I, en aquella inhóspita región de tierras pantanosas cruzadas por un rio enorme, el Neva, que a pocos kilómetros se entrega al mar Báltico.

Magnífica vista de San Petersburgo tomada con un dron por el fotógrafo Amos Chapple

Estamos en el noroeste de Rusia, con un clima frío, largos inviernos, y charcas insalubres en verano, en la desembocadura de un río indómito. Este fue el lugar elegido por el zar para construir la ciudad que sería capital del imperio ruso durante más de dos siglos y una auténtica "ventana a Europa" que impulsaría la modernización del país, además de dar a Rusia una vía marítima hacia el mar escandinavo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

El oro de Moscú

Uno de los museos más espectaculares que yo he visto nunca, es la Armería del Kremlin de Moscú, que es una parte del complejo de museos y catedrales construido entorno al Gran Palacio del Kremlin. Esta institución fue fundada en 1508 como arsenal real. Casi tres siglos después, en 1806, Alejandro I convirtió la Armería en un museo público y en 1860 se transformó en museo oficial del Kremlin al trasladarse al nuevo edificio, construido por el arquitecto Konstantín Ton y que constituye su actual sede.

Vestido de la coronación de Catalina la Grande
En este palacio del tesoro se exhibe la mayor colección de objetos de la Corte Imperial Rusa compuesta de antiguas insignias de la realeza, tronos, coronas, armas, vajillas, vestidos ceremoniales de los zares, ornamentos, orfebrería fundida y labrada por maestros rusos, europeos y orientales, armaduras, carruajes reales y arneses ceremoniales para los caballos. Destaca también una importante colección de huevos Fabergé, auténticas joyas exclusivas de la corte de los últimos zares.