Google+ Aislado en este planeta: febrero 2015

miércoles, 25 de febrero de 2015

La lágrima de la India

Al sureste de la India y colgando como una lágrima que se derrama del continente, se encuentra Sri Lanka, una isla bellísima que durante la colonización británica se conoció como Ceilán. Tiene desde antiguo numerosos apelativos como la "isla de los mil nombres", Simoundou y el más romántico, el citado "lágrima de la India".

Ceilán alcanzó su independencia del Reino Unido en 1948 y cambió su nombre a Sri Lanka en 1972. Tiene una superficie de 65 mil kilómetros cuadrados (el doble que Cataluña) y una población de 21 millones de habitantes. En el país hay dos etnias, la cingalesa que es autóctona y mayoritaria (83%) y la tamil, originaria de la India, en clara minoría (9%). En los últimos años del siglo XX hubo serios enfrentamientos entre ambas que dejaron varios miles de muertos, pero después de 26 años de lucha entre el gobierno cingalés y la guerrilla tamil separatista, las aguas volvieron a su cauce en 2002.

A lo largo de su historia la isla perteneció a China hasta que fue desplazada por los portugueses en el siglo XVI. Aunque sufrió acosos por parte de Holanda, siguió en manos portuguesas hasta que en 1796 los ingleses alcanzaron su capital y tras unos años tormentosos, fue anexionada como colonia del Imperio Británico. La presencia inglesa durante siglo y medio ha marcado fuertemente la cultura, las formas políticas, las infraestructuras y las costumbres del país. Pero a pesar de ello, Sri Lanka mantiene sus señas de identidad: el alma del budismo y la belleza de la naturaleza.

sábado, 14 de febrero de 2015

Los abuelos de mi móvil

Inmersos como estamos en plena "telefonitis", es decir, la epidemia de los smartphones y demás cacharritos, bueno es recordar cómo empezó todo aquello y cuál fue su evolución hasta llegar a esta fiebre de ahora que tiene abducido al personal de toda edad y condición.

Primero conviene definir que un teléfono móvil tiene que reunir al menos dos cualidades para que se pueda considerar como tal:
  • Debe ser portátil o al menos portable, es decir que pueda operar fuera de su base o lo que es lo mismo, que no precise de una ubicación fija.
  • Que es conecte mediante marcación con otros teléfonos tanto móviles como de la red fija, permitiendo una comunicación bidireccional.

Primer modelo del Ericsson  MTA de 1956
Por tanto, una radio militar, un walkie-talkie o una radio montada en un barco no son teléfonos móviles.

Hacia el año 1910, un tal Lars Magnus Ericsson, ilustre apellido que ha dado y facilitado mucho que hablar, instaló un teléfono en su automóvil. Pero no era un verdadero móvil, se trataba de un teléfono convencional que se transportaba, teniendo que detenerse y conectarlo a la red fija ya existente para hablar, por supuesto a través de una operadora. Como intento no estuvo mal.

sábado, 7 de febrero de 2015

El Islam

Al hilo de los acontecimientos recientes y del protagonismo que los musulmanes están adquiriendo en occidente, me ha parecido interesante adentrarme en este terreno histórico, complejo e interminable que es el islam y extractar esta especie de trabajo de secundaria, dibujando algunos trazos acerca de esta religión y sus gentes.

La historia

El origen formal del islam viene de Mahoma (Muhammad), que fue el fundador y profeta de esta religión. Su biografía o más bien leyenda, dice que nació en una familia humilde en La Meca (Arabia) en el año 570, quedó huérfano de niño y fue recogido por un tío suyo que era comerciante, al que acompañó en sus viajes. También fue pastor, mercader de caravanas y padre de seis hijos antes de recibir la revelación de Alá por medio del arcángel Gabriel que debió ocurrir hacia el 610, cuando el profeta tenía 40 años y se encontraba meditando en una cueva del monte Hira cerca de La Meca. Allí recibió el secreto de la verdadera fe y el mandato de difundirla por el mundo.

Animado por su esposa Jadicha, comenzó a predicar en su ciudad natal, presentándose como continuador de los grandes profetas monoteístas, Abraham, Moisés y Jesucristo. Por entonces Mahoma se limitaba a predicar la vuelta a la religión de Abraham.

Mahoma recibió la revelación del arcángel Gabriel