Google+ Aislado en este planeta: enero 2015

jueves, 29 de enero de 2015

Visión empresarial 2.0

Es una realidad incuestionable que los tiempos han cambiado para todo el mundo y especialmente para las empresas. El boom tecnológico de los últimos años ha acelerado la dinámica del cambio hasta extremos impensables hace pocas décadas. Ocurre que la tecnología se expande en todas direcciones creando una interacción entre actividades que multiplica sus efectos. Un ejemplo extremo es la universalidad de Internet que ha facilitado la vida en la empresa, de modo que sus ventajas alcanzan a toda la cadena industrial, desde el que diseña hasta el que consume el producto, pasando por los fabricantes y los distribuidores, y es así porque la información fluye de modo inmediato por todo el circuito. Para ello se precisan procesos altamente automatizados que son controlados por ordenadores y programas.


En consecuencia, la primera necesidad que surge es el desarrollo masivo de software de todo tipo y para cualquier dispositivo. Como ya se apuntaba en una entrada de este blog titulada "Educación revolucionaria", un alto porcentaje de la actividad de una empresa consiste en desarrollar aplicaciones y cada vez lo será más. Cierto es que aún quedan negocios que no tienen una elevada dependencia del software, pero estas son las empresas que no han evolucionado y que aún permanecen en el siglo XX. Desgraciadamente, tienen los días contados. Para las demás, los sistemas informáticos son la base de su actividad, la fuente de sus ventajas competitivas y por tanto una prioridad a la hora de invertir, aunque a pesar de esta dependencia el ritmo de desarrollo en España, es demasiado lento. La famosa y maltratada I+D+I.

viernes, 23 de enero de 2015

Museo y universidad

Ayer día 22 de enero, con la presencia de los Reyes de España, autoridades y demás fuerzas vivas, quedó inaugurado el Museo Universidad de Navarra. Creo que es una buena noticia y un hecho relevante para la ciudad y más tratándose de un espacio cultural de primer nivel, que tanta falta está haciendo en nuestra comunidad.

El MUN en una soleada mañana de enero

El origen y fundamento de este museo está en el legado de María Josefa Huarte Beaumont, la hija del industrial navarro Félix Huarte. Se trata de una colección de medio centenar de obras firmadas por artistas de la talla de Picasso, Oteiza, Rothko, Kandinsky, Palazuelo, Chillida Tapies y otros menos conocidos. En definitiva, obras de arte que nunca antes habíamos visto en Navarra.

martes, 20 de enero de 2015

El Nobel español

La ciencia española no ha conseguido un premio Nobel desde hace 55 años. E incluso nuestro último galardonado es discutible pues se trata del Dr. Severo Ochoa, Premio Nobel de Fisiología o Medicina de 1959, que a causa de su exilio político llevaba veinte años fuera de España y ya era ciudadano norteamericano desde hacía tres.

Si por esa razón descontamos al Dr. Ochoa, hay que retroceder hasta 1906 para encontrarnos con el único Premio Nobel de las ciencias españolas, D. Santiago Ramón y Cajal, descubridor entre otras cosas de las neuronas del cerebro. Así que serían 108 años sin que la ciencia española haya vuelto a recibir aquel reconocimiento. Si nos vamos a otras disciplinas, solamente en Literatura hemos tenidos escritores premiados con el Nobel, concretamente en cinco ocasiones.

D. Santiago Ramón y Cajal

¿Qué nos ocurre con los nórdicos? ¿Será que solo aprecian el sol y las playas de nuestro país?

lunes, 12 de enero de 2015

Generación transparente


La red lo sabe todo sobre ti

Los gigantes controlan nuestros datos
Somos la generación transparente. Redes sociales y servicios en la nube saben mucho más de nosotros de lo que nos imaginamos. Gustos, aficiones y lugares frecuentados dan un perfil exacto y muy codiciado por los anunciantes. No hace falta ser un "friki" de la tecnología para caer en sus garras. Un simple usuario de correo, WhatsApp y el buscador de internet ya proporciona suficiente información para estar cautivo en la red.

Existimos en varios servidores como una enorme colección de datos. Son pequeños apuntes recolectados a lo largo del día a partir de acciones que a simple vista parecen inocentes. Esa foto que compartimos en Instagram, esa búsqueda en la web, ese móvil que nos geoposiciona, esa app que mide el ejercicio que realizamos, ese mensaje a los amigos, esa comida a domicilio que pedimos desde el navegador, una reserva hotelera, son puntos sueltos que unidos con la línea adecuada trazan un perfil exacto de nuestras vidas.

lunes, 5 de enero de 2015

La máquina Enigma

'Enigma' fue el secreto mejor guardado de la II Guerra Mundial después de la bomba atómica


La criptografía ha sido desde antiguo, un arte y una ciencia usada en conflictos entre países, para transmitir mensajes de modo secreto que el enemigo no pudiera entender. Con el paso del tiempo los sistemas se fueron complicando pues a cada nuevo y más sofisticado código, seguía al poco su descifrado por el otro bando, de modo que el juego de espías y contraespías fue siempre una carrera sin fin.

El interés en la criptografía comenzó en Alemania durante la Primera Guerra Mundial, como una actividad secundaria, pero al renacer el militarismo con la llegada de los nazis, se convirtió en un asunto estratégico. Un ingeniero berlinés, Scherbius, había construido una máquina encriptadora a rotor que llamó Enigma, inspirándose en una máquina desarrollada años antes en Holanda.

Un modelo Enigma de tres rotores
El invento se perfeccionó con la importante adición de rotores intercambiables que complicaban enormemente el código y en 1923, en la Exhibición Postal Internacional de Berlín, se presentó la nueva máquina para la protección de secretos comerciales en competencia con otros modelos americanos y suecos.

Poco a poco Enigma se abrió camino y logró colocar un buen número de unidades en bancos y organizaciones internacionales, hasta que los militares, a finales de los años 20, mostraron interés en el dispositivo. Primero fue la marina alemana quien compró las primeras encriptadoras y a comienzos de los años 30 el ejército cursó algunos pedidos. En los años siguiente se convirtió en la máquina oficial de los principales ministerios y organismos del estado alemán. Puesto que la máquina comercial era de uso común en muchos países, no ocultaba ningún secreto, y japoneses, americanos y británicos partieron del diseño alemán para desarrollar sus propios modelos.