Google+ Aislado en este planeta: Maldivas

viernes, 6 de septiembre de 2013

Maldivas

Se me está pasando el verano y no me ha dado tiempo de irme de vacaciones al Océano Indico. Claro que cualquier época es buena para este destino ya que sus temperaturas no oscilan apenas a lo largo del año, es decir, siempre hace bueno. Voy a ver si pillo un "low cost" en temporada baja y me voy para allá.


Como destino turístico las islas Maldivas son, como dice su slogan, "el último paraíso en la tierra". Lujosos resorts, exclusivos hoteles y destino selecto de millonarios, además de una situación en el mapa que las hacen poco accesibles para el turismo de masas, convierten a este archipiélago en lo más del turismo de lujo.

La República de las Maldivas es un archipiélago que consta de 26 atolones principales compuestos de unas 1.200 islas, de las cuales 200 están habitadas. Están dispersas en el Océano Índico sobre la línea de ecuador, al sur-oeste de Sri Lanka y de la India. Por tratarse de atolones, apenas sobresalen del agua y la máxima altura terrestre sobre el mar no llega a 3 metros por lo que la principal amenaza para estas islas es el calentamiento global y la subida del nivel de los océanos que puede hacerlas desaparecer.


La capital es Male, una ciudad extraordinaria, casi irreal ya que su urbanismo ocupa toda una isla, sin un centímetro libre de construcción. Aquí viven unos 100.000 habitantes, casi un tercio de la población total del país. 

  

Las Maldivas fueron una colonia portuguesa, holandesa y británica gobernada por un sultán. Se trata de un país islámico donde a partir de la independencia en 1965, se instauró una república con un sistema político de partido único de modo que hasta 2005, tan sólo ha tenido dos presidentes. A partir de esa fecha se legalizaron los partidos y la tranquilidad política y social se terminó.

Próximo a la capital, en la cercana isla de Hululu, se encuentra el aeropuerto internacional del país. A partir de allí, para el traslado entre las islas, se pueden utilizar los taxis acuáticos e hidroaviones, además de barcos regulares entre los destinos importantes.


El modelo de gestión del turismo, su principal fuente de ingresos, es original y efectivo. Por su estructura insular han podido dedicar islas deshabitadas a resorts turísticos, aislados de la población local. Existen unos 120 lugares que son entornos paradisíacos perdidos en un océano de aguas cálidas, transparentes y de intensos azules llenas de vida submarina, lo que hace del lugar el paraíso de los buceadores.

Por su clima tropical casi perfecto y por el valor que aportan sus complejos hoteleros, se ha convertido en un destino muy apreciado por el turismo de lujo. Famosos del deporte, estrellas de cine, millonarios diversos y parejas en luna de miel, son los afortunados que copan las limitadas plazas turísticas que ofrecen las islas, de forma que la escasez de oferta garantiza tranquilidad y altos ingresos. Mientras, la población local que no trabaja en servicios al turismo, se dedica a la ocupación tradicional de las islas que es la pesca.


Pensándolo bien, quizás no vaya a las Maldivas. Puede resultar un destino un poco aburrido porque ¿de que voy a hablar con Tom Cruise?. Y peor aún con los lugareños que hablan el idioma divehi o maldivo. Además, no se bucear y en las playas no hay chiringuitos. Y para colmo, si llega un tsunami, no tienes escapatoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario