Google+ Aislado en este planeta: julio 2013

domingo, 28 de julio de 2013

Somos más americanos

Este es el título de una canción que describe una historia, un sentimiento y una determinación de la gente que vive en el sur, aunque el país, México, se encuentra en Norteamérica. Es un corrido mexicano. Un tipo de canción que nació al calor de la épica nacional de México en los tiempos de la Independencia y del periodo de la Revolución. Los corridos cuentan hazañas guerreras, sucesos importantes y cualquier otro relato en el cual pueden mezclarse el mito, la leyenda o la historia, con la música y el ingenio. En tiempos recientes los temas se han actualizado hacia los sucesos que hoy preocupan a la sociedad mexicana como son la emigración y el narcotráfico.

Los Tigres del Norte

El conjunto más representativo de esta música mexicana es sin duda "Los Tigres del Norte", con una larga trayectoria y éxitos a nivel mundial. El grupo tiene su origen en el estado norteño de Sinaloa, tristemente famoso por el narcotráfico imperante, tema este, al que "Los Tigres" dedican numerosos corridos de su discografía. En el año 2002 lanzaron el álbum "La Reina Del Sur" en el que el escritor Arturo Pérez Reverte, se inspiró para escribir la novela del mismo título que posteriormente fue llevada a la televisión. En estos versos de "Contrabando y Traición" está la esencia de su argumento:
"Salieron de San Isidro procedentes de Tijuana
traían las llantas del carro repletas de yerba mala.
Eran Emilio Varela y Camelia La Texana.
Al pasar por San Clemente los paró la Emigración,
les pidió sus documentos, les dijo: - ¿de dónde son?
Ella era de San Antonio, una hembra de corazón.
Cuando una hembra quiere a un hombre por él puede dar la vida,
pero hay que tener cuidado si esa hembra se siente herida;
la traición y el contrabando son cosas incompartidas".

"Los Tigres" están considerados los padrinos del género norteño, dentro de la música hispana y son los artífices de mezclar el folclore tradicional con auténticas historias de injusticia, amor, venganza, traición y amistad. En las letras, que reflejan cierta conciencia social, se celebra la búsqueda de la verdad y la justicia y en ellas caben tanto los héroes como la gente ordinaria. Por todo esto, sus fans, que son millones en todo el mundo, les han dado el título de "Los ídolos del pueblo" por su sinceridad, su humildad y la forma responsable con la que enfocan sus temas.

Pero volvamos al corrido del título: "Somos más americanos". Aquí reflexionan sobre "las diferentes percepciones de América" que existen a ambos lados del Río Grande y la letra se refiere a la situación de la migración chicana a los Estados Unidos, argumentando razones históricas acerca de los territorios, que eran mexicanos en el siglo XIX y que les fueron arrebatados por los EE UU.

Hay que atender a la letra que es una prosa poética, seria, incluso algo dramática y bastante reivindicativa. Después hay que escucharla con música y entonces la cosa cambia y toman protagonismo el ritmo, los instrumentos y la voz algo desgarrada de Jorge Hernández, el líder y vocalista de "Los tigres del norte" y también fundador del grupo hace más de cuarenta años.

"Ya me gritaron mil veces que me regrese a mi tierra, porque aquí no quepo yo
Quiero recordarle al gringo: Yo no cruce la frontera, la frontera me cruzó
América nació libre, el hombre la dividió.

Ellos pintaron la raya, para que yo la brincara y me llaman invasor
Es un error bien marcado nos quitaron ocho estados, quien es aquí el invasor
Soy extranjero en mi tierra, y no vengo a darles guerra, soy hombre trabajador.
Y si no miente la historia, aquí se asentó en la gloria la poderosa nación
hombres guerreros valientes, indios de dos continentes, mezclados con español.
Y si a los siglos nos vamos, somos más americanos,
somos más americanos que el hijo de anglosajón.
Nos compraron sin dinero las aguas del Río Bravo.
Y nos quitaron a Texas, Nuevo México, Arizona y Colorado.
También voló California y Nevada, con Utah no se llenaron,
el estado de Wyoming, también nos lo arrebataron.
Yo soy la sangre del indio, soy latino soy mestizo
Somos de todos colores y de todos los oficios.
Y si contamos los siglos, aunque le duela al vecino,
somos más americanos que todititos los gringos".
La invasión norteamericana que cita la canción viene de antiguo y tiene sus antecedentes en la ambición expansionista de Estados Unidos que comienza a principios del siglo XIX con hechos como la compra de la Louisiana a Francia en 1803 y la firma del Tratado de Adams-Onís en 1819, con el que España cedió la península de la Florida y los territorios del Misisipi y Oregon a cambio de recibir la soberanía de Texas. Poco después, en septiembre de 1821, México alcanza su independencia que lleva implícita la herencia de los territorios españoles en Norteamérica y ya en ese momento Estados Unidos intenta una negociación, sin éxito, para anexionarse la provincia mexicana de Texas. Así la frontera quedó fijada en aquellos límites, hasta que en la Guerra de Intervención Norteamericana de 1846 a 1848, México perdería definitivamente estos estados por los tratados derivados de esta invasión. Como resultado la frontera mexicano-estadounidense quedaría fijada por el curso del Río Bravo, también llamado Río Grande del Norte.

Imperio mexicano en la época de la Independencia

Esta guerra enfrentó dos mentalidades y dos visiones opuestas. Mientras Estados Unidos era una nación pujante que se impulsaba en los avances tecnológicos y en una voluntad de conquistar un futuro de oportunidades, México luchaba penosamente para mantener el control sobre la vasta extensión territorial que había heredado de España tras la larga guerra por su independencia. Carecía de recursos para colonizar su propio territorio, a lo que se añadía una profunda división política interna y una inestabilidad permanente. Al comienzo de la contienda, el número de soldados mexicanos era muy superior, pero mal armados y faltos de organización y disciplina. La guerra ocasionó una fuerte movilización de tropas norteamericanas con un enorme gasto en armas y pertrechos de modo que las victorias fueron inclinándose en poco tiempo a su favor.

Las consecuencias más importantes, además de las bajas por ambos bandos, fueron de tipo psicológico. Mientras que Estados Unidos expandía sus dominios hasta cubrir el continente de costa a costa, iniciando así su camino hacia la superpotencia actual, México sumaba a la trágica pérdida de vidas, la humillación de tener su capital y gran parte del país ocupadas por las tropas enemigas, además de la ignominia de un tratado de paz en el que perdió la mitad de su territorio. La derrota acabó con el significado de honor y dignidad nacional, dejando al país enzarzado en continuas disputas internas y engendró un profundo resentimiento hacia los yanquis que permanece aún hoy en día.

La venganza silenciosa de aquella afrenta, puede llegar en este siglo en que se está produciendo una hispanización de la sociedad norteamericana. La inmigración mexicana está provocando la reconquista demográfica y lingüística de zonas que los estadounidenses arrebataron por la fuerza a México en el decenio de 1840 y que están siendo ahora mexicanizadas de un modo similar al de la cubanización que se ha producido en el sur de Florida.

De forma reciproca, México tiene enormes influencias yanquis sobre todo en modos de vida y cultura así como una invasión de productos que llegan del norte. Por contra, mantienen intactas muchas tradiciones al igual que el idioma español, que generalmente lo hablan de una forma impecable, eso si, ampliado con un extenso palabrero local, rico en diminutivos y adornado de palabras que proceden de las lenguas indígenas.

Hay muchas canciones de "Los Tigres" para escuchar en linea en:
http://grooveshark.com/#!/artist/Los+Tigres+Del+Norte/40539

martes, 23 de julio de 2013

Tierra de Mayas

Desde la escasa cercanía que se puede tener a la cultura local cuando te alojas en un resort de la Riviera Maya, he podido hacer alguna tímida aproximación a las gentes, lugares y costumbres de la Península de Yucatán en los pasados días.

Este acercamiento me ha sugerido preguntas acerca de los descubrimientos realizados por los navegantes castellanos y de los episodios de exploración y contacto que tuvieron con gentes absolutamente desconocidas y extrañas para la mentalidad de un aventurero de aquella época.

Playa del caribe mexicano
En un ejercicio de simplificación y quizás debido a la confusa información precolombina de que se dispone, tendemos a pensar que la historia de los países hispanos es algo que se inició cuando Colón pisó tierra en la isla de Guanahaní dando comienzo a la exploración del continente americano.

La isla del desembarco del 12 de octubre de 1492, en aquel famoso Primer Viaje, fue bautizada como San Salvador por Cristóbal Colón. Primero fue colonia española y en el siglo XVII pasó a manos inglesas que la llamaron Watling Island, hasta que en 1925 recuperó oficialmente el nombre de San Salvador. Hoy en día pertenece a la Mancomunidad de las Bahamas, independiente del Reino Unido desde 1973. 

Pirámide de Cobá

Colón, a lo largo de sus cuatro viajes, desembarcó en diversos lugares como Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Trinidad, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá pero no llegó a tocar las costas de México. No fue hasta 1517 cuando desde la isla de Cuba, que era la base de operaciones española, se organizó una expedición bajo el mando de Francisco Hernández de Córdoba que llegó a las costas de Yucatán tocando tierra previamente en dos islas cercanas; Isla Mujeres y Cozumel que hoy son importantes enclaves turísticos.


Esta fue la llegada oficial de los españoles a México pero hay un antecedente con otros protagonistas. En 1511, una expedición encabezada por Vasco Núñez de Balboa, llego a las costas de Colombia y fundó Santa María la Antigua del Darién, la primera ciudad española en el continente. A su regreso, un barco destacado de la expedición, naufragó cerca de Jamaica pereciendo la tripulación excepto 8 hombres que a la deriva y arrastrados por las corrientes del Caribe, llegaron a la costa de Yucatán.

Artesanías en una aldea indígena
Tuvieron un primer contacto con un grupo de indios bastante agresivos. A causa de los enfrentamientos, solamente dos españoles, Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero salvaron la vida y años después fueron localizados por Hernán Cortés. Solamente Aguilar regresó a España ya que Guerrero que había formado familia con una nativa, decidió por voluntad propia quedarse entre los mayas. 

A Gonzalo Guerrero se le considera el padre del mestizaje aunque también un traidor y un renegado ya que luchó contra los españoles y abjuró de su religión y de su patria. Las opiniones acerca de él, cambiaron tras la independencia de México. En el fervor patriótico de ese momento se revalorizan las culturas indígenas y entre los mayas aparece la figura de Guerrero, que simboliza la lucha contra la potencia colonial e imperialista. Así, Guerrero pasó de villano a héroe, de modo que se le recuerda en México dando su nombre a varios lugares y monumentos y figura incluso en la letra del himno del Estado de Quintana Roo.

Ruinas mayas de Tulum
El territorio Maya comprendía la Península de Yucatán, en la actualidad cinco estados mexicanos y parte de otros países como Guatemala, Belize y Honduras. El pueblo Maya se caracterizó por sus grandes centros políticos, económicos y religiosos. Más que un imperio se trataba de ciudades-estado siempre sumergidas en una profunda selva y se desarrollaron como una de las culturas más importantes de la América Central. La civilización maya comenzó aproximadamente en el año del 1500 a.C. e inició su declive hacia el 900 d.C. por causas aún desconocidas.

Los Mayas lograron un desarrollo arquitectónico impresionante de templos, palacios, estelas y observatorios astronómicos. Elaboraron un calendario más preciso que el Gregoriano utilizado en Europa y para contar, utilizaron un sistema vigesimal, (de base 20) que incorporaba además el número CERO mucho antes que las culturas clásicas indoeuropeas.

Numeración maya
En la actualidad su huella es permanente. Los indígenas de la zona mantienen de forma muy marcada los rasgos de la raza. El idioma Maya, en diversos dialectos, es hablado por más de un millón de personas y la cultura en esta lengua está en expansión gracias a instituciones como la Universidad Maya de las Américas con sede en Cancún. En cuanto a la arquitectura, con sus famosos templos y pirámides, está extendida en cientos de yacimientos por toda la región. En la zona costera son de visita recomendable los enclaves de Tulúm y Cobá y algo más al interior, la impresionante ciudad de Chichén Itzá, donde te puedes hacer una idea de la vida y costumbres de estos legendarios "hijos de la selva".

Templo de Kukulcán en Chichén Itzá

miércoles, 3 de julio de 2013

Aquí está la fiesta

Ya falta menos, casi nada, ya están aquí. Los preparativos son intensos. Hoy he visto la ciudad revolucionada. Todo son obras, preparativos, montajes, reparaciones. Todo debe quedar listo para el día 6, para la hora mágica en que un cohete surcará el cielo de la ciudad y estallará la fiesta. Nuestra fiesta.

Ojeando los medios electrónicos, he encontrado algunas perlas referidas a los Sanfermines, que sirven para mostrarlos al mundo de diferente forma y por distinto medio, en cada caso de acuerdo a la sensibilidad de su autor y a la visión más internacional  o más cercana de nuestro evento universal.

La primera procede de un portal de viajes británico que anuncia nuestros famosos encierros haciendo una comparativa de la carrera con el oro olímpico Usain Bolt.





Otra muestra diferente y más bonita, es esta síntesis de la fiesta en forma de vídeo, realizada por el pamplonés Javier Ramírez a quien se puede seguir en:

...y en su canal de YouTube donde ha publicado magníficos vídeos musicales:





Para completar el recorrido festivo, recomiendo una visita a un sitio emblemático como es el Hotel Maisonnave, donde estos día expone sus cuadros un amigo mío, Dani Maestu, magnífico cartelista y pintor que retrata el encierro y los sanfermines de maravilla. Para no perdérselo.



Y con estos regalitos, quiero desear a todos, a los que se queden, a los que se vayan y a los que vengan de fuera, unas

¡Felices Fiestas de San Fermín!

lunes, 1 de julio de 2013

El triunfo de los mediocres

Circula por los mentideros escritos en el viento, un artículo con este título, que se ha atribuido a Forges, aunque también tiene otros padres putativos como Vargas Llosa o Juan José Millás. Parece ser que su verdadero autor es David Jiménez, un periodista sevillano que lo publicó hace más de un año. Jiménez es periodista y escritor, ha trabajado para el periódico El Mundo, ha sido corresponsal en Asia y ha publicado algunos libros.



No me resisto a transcribir el artículo porque, aunque pueda parecer exagerado generalizar de este modo, no cabe duda que en España en los últimos tiempos, en muchos sectores de la sociedad y no solo en la política, se ha instalado la mediocridad, así que conviene leerlo y hacer alguna reflexión.

"Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura. Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional. Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada. Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido, fomentado, celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad".

¡Que mediocres debemos ser todos y cada uno de los que admitimos sin resistencia ni opinión, vivir inmersos en el mar de la mediocridad. Y tan contentos.

mediocre. (del latín. mediocris): adj. De calidad media. De poco mérito, tirando a malo.