Google+ Aislado en este planeta: 2013

lunes, 30 de diciembre de 2013

Cuento de Navidad

Aunque llovía ligeramente, cruzó la calle dando saltos, como Gene Kelly en "Cantando bajo la lluvia", pero sin paraguas. Estaba contento. Acababa de tomarse una lata roja (chispa de la vida), con los amigos en un bar y todo le sonreía. No por nada en especial sino porque tenía todo a su alcance. Vivía en un mundo donde podía hacer realidad cualquier deseo con suma facilidad.

Desde siempre era asiduo del Gran Edificio de los Sueños, un lugar donde ya es navidad en octubre y la primavera llega en enero. Y lo mejor es que está abarrotado de artículos imprescindibles que puedes conseguir gracias a una tarjeta, que te identifica como miembro de la sociedad feliz.

Encaminó sus pasos hacia el interior y observó que las mujeres le sonreían. Las más bellas y las más deseadas estaban allí y todas mirándole con su sonrisa más pícara desde los carteles de la sección de perfumería. Ya había experimentado esa sensación antes, cuando notó que le seducía de forma muy sensual la mismísima Scarlett Johansson asomada a la contraportada del Hola, tentándole con un perfume afrodisíaco e irresistible.

En el gran edificio siempre se habían hecho realidad sus mejores sueños, como aquella vez que se llevó, casi de regalo, el crucero de su vida, un viaje inolvidable que le puso a la altura de los potentados de la tierra y que pudo adquirir gracias a las facilidades de pago en 30 cómodos plazos. También allí se había equipado completamente para su actividad favorita que era el esquí alpino, deporte que había practicado ya en más de tres ocasiones pero que tenía un poco abandonado en beneficio de su otra gran pasión actual, que era el golf.

Decidió que tenía que pertrecharse para las fiestas y se abrió paso entre las bolas de cristal, las luces y los hombres gordos de rojo que le deseaban una mayor felicidad si cabe, para entrar en la sección más "gourmet" y adquirir los vinos recomendados por los expertos y algunas burbujas de la felicidad de origen francés. Un poco caros pensó, pero a su alcance, porque, qué sentido tiene la Navidad sin unos caprichos.

Acudió después a la librería con el fin de hacerse con el último best seller, en electrónico naturalmente, y decidió que tenía que ser multiformato para que le funcionara tanto en el ibuk como en el aipad y el esmarfon, además del ordenador y la HDTV pues un auténtico "geek" tiene que cuidar estos detalles. De nuevo utilizó su tarjeta mágica.

Era una maravilla aquel lugar donde se podían ver y tocar y por supuesto adquirir, todos los objetos anunciados por los medios de masas, pero tenía poco tiempo para tan vasta tarea, así que salió de aquel zoco y fue en busca de su coche percatándose de que en breve tendría que cambiarlo. Era fascinante la innovación en los vehículos, según los fabricantes y además ahí estaba el plan PIVE y las cartas de la DGT invitando al cambio. Todo sea por la economía del país, pensó, aunque mirándolo bien, esperaría a tener un trabajo más estable. O no, ¿por qué te vas a privar?

Con estos pensamientos condujo hasta su casa, un bonito adosado a seis kilómetros del centro, que adquirió inducido por aquella campaña de familia feliz con perro en el jardín, donde disfrutaba de la vida idílica del campo, después de su jornada de diez horas. Estaba satisfecho porque sería la herencia de su hijo, junto con el resto de la hipoteca a 35 años. Iba pensando que la casa resultaba un poco cara en consumo eléctrico y calefacción. Menos mal que se anunciaba una bajada, hacia arriba, del recibo de la luz de un 11%. El confort tiene un precio, se dijo para sus adentros.

Aquella noche tuvo pesadillas y comenzó a sentirse mal. Una rara sensación en el estómago, vértigos y la cabeza que le daba vueltas. Mañana veremos al médico, le tranquilizó su mujer. Acudieron a la clínica privada a la que se habían inscrito con una póliza fantástica de un euro al día, (visitas e intervenciones aparte) y tras un somero examen, el doctor emitió su veredicto: padece de Publicitosis, una enfermedad bastante reciente, que avanza sin control y amenaza con convertirse en endémica en las sociedades modernas.

Y además les anunció con tono circunspecto, que para su tratamiento sólo se conocen dos remedios, a saber: el ingreso en un monasterio del Cister, haciendo los votos correspondientes o perderse en una isla desierta, naturalmente incomunicada, permaneciendo allí un mínimo de diez años. Como paliativo de sus síntomas y a la espera de que adoptara una decisión, le aconsejó que se tomara cada día, varias latas rojas de la felicidad.


¡ que el Año Nuevo os colme de salud y os haga felices !

sábado, 21 de diciembre de 2013

La tumba de los Borbones

Al norte de París, en la penúltima parada de la línea 13 del Metro, se encuentra la Basílica de Saint-Denis que además de ser el primer templo que se construyó en estilo Gótico, es célebre por ser el mausoleo de la mayor parte de los reyes de Francia. Actualmente su fachada está siendo rehabilitada a cargo del Estado con una importante inversión, para devolver el esplendor de la piedra perdido a causa de la contaminación. La basílica tiene una gran historia y un rico tesoro en forma de estatuas y mausoleos que se añaden al esplendor arquitectónico del templo. 

Fachada de la Basílica de Saint-Denis

Es un contraste injusto que, mientras millones de personas visitan cada año la catedral de Notre Dame, solamente unos 150.000 curiosos llegar anualmente hasta esta joya del norte de París. Posiblemente se deba a que el municipio de Saint-Denis tiene un marcado ambiente de suburbio, habitado en gran parte por inmigración musulmana y gentes de color provenientes de las antiguas colonias francesas y ya supera los 100.000 habitantes. Además de la necrópolis real, Saint-Denis, alberga el Stade de France, construido para albergar la Copa Mundial de Fútbol de 1998 y la Ciudad del Cine de París, instalada en una antigua central eléctrica.

La cripta de los Borbones en Saint-Denis

Ya desde época romana existía un cementerio en Saint-Denis. Según cuenta una leyenda, San Dionisio, primer obispo de París, fue decapitado pero recogió la cabeza en sus manos y caminó hasta el lugar de la Basílica, donde se desplomó, dando pie a la construcción del primer templo y de su tumba. En el siglo IV y V hubo distintas construcciones religiosas que dieron lugar en el siglo VII a una iglesia prerrománica merovingia donde se enterró el primero de los reyes, Dagoberto I.

Desde entonces, 43 reyes y 32 reinas fueron enterrados allí. Entre los más famosos se encuentran el guillotinado Luis XVI y María Antonieta, víctimas de la Revolución Francesa, que fueron enterrados allí después de la restauración de la monarquía, tras la era napoleónica.
Sepulcro de Luis XVI y María Antonieta

De la larga lista de monarcas franceses que allí reposan, hay que destacar algunos como:

Luis IX, (San Luis de Francia), que estará de moda el próximo año ya que Francia prepara las honras del octavo centenario de su nacimiento. Era hijo de Blanca de Castilla y primo de otro santo; el rey castellano Fernando III. Fue hombre de gran virtud y devoción, se hizo monje franciscano y fundó monasterios e iglesias. Su obra más famosa es la Sainte-Chapelle de París. Durante su reinado también tuvo que enfrentarse a Enrique III de Inglaterra a quien derrotó.

La maravilla del gótico francés; la Sainte Chapelle

Fue el último rey cristiano que participó en las Cruzadas. En la séptima, volvió derrotado de Egipto y por su fervor en la lucha contra el musulmán, inicio la octava poniendo sitio a Túnez, pero la expedición resultó desastrosa ya que las tropas contrajeron la peste y el propio rey murió durante el sitio, en el año 1270.

Felipe IV, el Hermoso, esposo de Juana I de Navarra, célebre por su decisión de extinguir la orden de los Templarios que habían alcanzado un excesivo poder y riqueza y con los que la corona tenía importantes deudas. Felipe IV envió a la hoguera al Gran Maestre de la Orden, Jacques de Molay en 1314, acusado de herejía y consiguió del Papa que disolviera a los Templarios. Fue un rey piadoso que promovió la canonización de su abuelo Luis IX (San Luis) pero que, además de acabar con los Templarios, también expulsó a los judíos de Francia y mantuvo serios conflictos con el Papa. A su muerte, fue enterrado en Saint-Denis, pero su corazón, a petición propia, fue llevado al monasterio de Poissy bajo la Gran Cruz de los Templarios, seguramente en un acto de arrepentimiento.

Enrique IV, quizás el rey más querido por los franceses, al que se atribuye la frase: "Un pollo en las ollas de todos los campesinos, todos los domingos", que simplifica perfectamente su política de hacer feliz a su pueblo, no sólo con poder y conquistas, sino también con paz y prosperidad. Aún en la actualidad, los monárquicos franceses, le rinden todos los años un homenaje frente a su estatua del Pont Neuf de París, conmemorando su entrada en la ciudad.

Medalla de Carlos IV y su segunda esposa, María de Medicis
Fue el primer rey de la dinastía borbónica y abuelo del Rey Sol. Tenía ascendencia navarra por su madre Juana de Albret que le educó en la doctrina calvinista. Su fe no debía ser muy sólida ya que se hizo católico para salvar el pellejo, cuando se desató la matanza contra los hugonotes en las célebres Guerras de Religión. Cuando logró huir de la Corte, abjuró del catolicismo y volvió a la fe calvinista encabezando nuevos enfrentamientos al frente de los protestantes.

Cuando el trono de Francia recayó en él por línea hereditaria, se encontró con una tremenda oposición no solo en su país, sino por parte del papado y de Felipe II de España, que no podían consentir que un protestante ocupara el trono francés. No encontrando otra salida y en un acto de realismo político, se convirtió de nuevo al catolicismo, momento en que se le atribuye la célebre frase: "París bien vale una misa".

Murió en 1610 asesinado después de sufrir varios intentos fallidos. Su tumba, como todas las de Saint-Denis, fue profanada durante la Revolución y su cuerpo mutilado, desapareciendo la cabeza. Tras años de silencio y de pesquisas la cabeza apareció en 1919 pero la confirmación de su autenticidad no fue efectiva hasta hace pocos años y en la actualidad el cráneo se encuentra depositado en un banco cerca de París, a la espera de que se celebre la ceremonia de inhumación en Saint-Denis y sus restos vuelvan a estar al completo.

El "Rey Sol" en todo su esplendor
Luis XIV de Francia, "El Rey Sol", que se sitúa en la cumbre de la monarquía borbónica y representa el absolutismo del Antiguo Régimen. Fue rey de Francia y de Navarra desde 1654 hasta su muerte en 1715, es decir, durante más de 60 años durante los cuales ejerció el despotismo por derecho divino.

Un reinado tan largo da para muchos episodios personales, guerras, amoríos, decisiones de gobierno, cambios de opinión, fastos  y conductas extravagantes de modo que su biografía puede ocupar varios volúmenes. Fue un rey prolífico. La historia le reconoce unos 20 hijos, pero sin duda fueron más, dados sus abundantes episodios extramatrimoniales. Su obra más conocida fue el Palacio de Versalles, la máxima expresión del poderío real a donde trasladó la Corte en 1682. 

Emparentado con la monarquía española mediante su matrimonio con la infanta de España María Teresa de Austria, hija del Rey Felipe IV, tuvo un papel predominante en la sucesión al trono español tras la muerte de Carlos II, en la Guerra de Sucesión Española que cambió drásticamente el mapa de Europa en los comienzos del siglo XVIII. Su nieto, Felipe V llegó al trono español y estableció el reinado de los borbones en España que todavía perdura.

Sin duda que la historia de Francia y sus monarcas es apasionante. Saint-Denis guarda muchos de sus secretos y por ello es un lugar que bien merece ser visitado y estudiado. He encontrado un cuento de Alejandro Dumas, muy breve, que ilustra lo sucedido en el saqueo de las tumbas durante la Revolución Francesa.
http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/fran/dumas/tumbas.htm

domingo, 15 de diciembre de 2013

Retablo navideño

El pasado sábado me di una vuelta por La Rioja. El día soleado, el paisaje esplendido aunque algo apagado, temperaturas frescas y apetencia de algún calorcillo que te llevan irremisiblemente a sitios como la taberna o la bodega, abundantes en la zona. Pero una mañana luminosa también invita a detenerse en un monasterio rodeado de viñas, con la capilla más luminosa que se pueda imaginar. Un gótico primitivo y puro con altos ventanales de alabastro orientados al levante, hacen de este templo una joya imprescindible de esas tierras. Me refiero a la Abadía Cisterciense de Cañas. En la actualidad está habitada por ocho monjas que cuidan con primor todas las estancias de este cenobio que tiene iglesia, sala capitular, claustro, cilla, huerto y dependencias de la zona de clausura.

La cilla, antigua despensa y almacén de grano, aloja actualmente un pequeño, coqueto y rico museo con las piezas que la abadía ha coleccionado desde el siglo XIII. Es en este espacio donde encontré el nacimiento que me traje para felicitar la Navidad. Se trata de una pieza del siglo XVI en madera policromada, quizás anónima, pero hermosa y llena de calor. Así que aceptarla como regalo navideño, con mi mejor deseo de Paz, Salud y Amor.









viernes, 13 de diciembre de 2013

Bitcoin, new money

Además de dólares, euros, yenes y libras, ahora tenemos una moneda más; se llama BITCOINEstos días hay mucho ruido en Internet con este tema y no es por la novedad de esta moneda que ya tiene cuatro años de vida, sino por las enormes oscilaciones de su cotización. Pero, ¿qué es esto de Bitcoin?. No es fácil de explicar con rigor, así que me he documentado en sitios que lo describen de forma sencilla.

Podemos definir una moneda o divisa como algo algo que puede ser usado como medio de pago. Algo establecido de forma convencional que se puede intercambiar por bienes y servicios. Y además se puede cambiar por otras divisas a un precio fijado por la oferta y la demanda. Ejemplos de monedas serían los denarios romanos, el euro, el dólar.. y también otros que no siendo de curso legal, existen y se aceptan como son las fichas de un casino, los puntos de una promoción comercial e incluso los cigarrillos entre los presos de una cárcel.



Para que algo pueda usarse como moneda deben cumplirse dos condiciones: primero, que sea algo escaso; segundo, que sea algo aceptado por la población que lo usa. El dinero actual era un bien escaso cuando estaba respaldado por el oro, que es un metal poco abundante. Después se abandonó el patrón oro para referenciar las monedas al dólar considerando que este era un valor sólido. Cada país tendrá el dinero que le corresponde en función de la confianza que genera su economía, pero es aquí cuando comienzan las trampas.

Si los Bancos Centrales abren la mano y generan más monedas, disminuye su escasez, y el dinero vale menos y por tanto hace falta más dinero para comprar lo mismo. Es lo que se conoce como inflación. En la situación actual los gobiernos, las entidades reguladoras y el sistema de crédito tiene la facultad de crear y multiplicar el dinero, bien dándole a la máquina de billetes o ampliando el crédito y por tanto la deuda, sin límites. Esta es la causa de la aparición de burbujas, que son una riqueza ficticia que no se corresponde con la realidad.

Es en este escenario donde aparece Bitcoin que es una moneda electrónica descentralizada, concebida en 2009 por Satoshi Nakamoto. La característica de ser un medio puramente virtual también la tiene el dinero actual, ya que los dólares, euros y demás divisas tradicionales se usan como virtuales (mediante tarjetas de crédito, por ejemplo). De hecho la cantidad de dinero en circulación de forma virtual es muchísimo mayor que los billetes impresos en circulación. Al final, el dinero que tenemos es únicamente dígitos en una base de datos del banco.

Entonces, ¿por qué surge Bitcoin? La gracia económica de Bitcoin es que la escasez de la moneda está en la base de su diseño y no se puede manipular. El número de Bitcoins en circulación no puede crecer arbitrariamente ya que se basa en un modelo matemático que es bastante complicado y dota a la moneda de una enorme seguridad al estar distribuido en miles o millones de computadoras. Lo bueno de este modelo es que no hay injerencias externas, rescates financieros ni nada similar. Nuestros ahorros en Bitcoins estarían seguros. Nunca habría un poder que interfiera en la política monetaria y decidiera que los ahorradores deben perder parte de sus ahorros para salvar a los más endeudados. Y esto está asegurado en el diseño del sistema, es decir, no depende de decisiones del poder ni de leyes arbitrarias.


Por tanto, con Bitcoin tenemos una moneda que está diseñada explícitamente para ser escasa, luego cumple el primer requisito para ser una divisa. Pero recordemos que hay un segundo requisito, y es que sea aceptada por la sociedad. Y ese es el punto en el que estamos. Si esta moneda empieza a ser relevante podría poner en peligro las estructuras político-económicas del mundo. Y por tanto podría ser declarada ilegal, simplemente porque los Estados no quieren perder el control de la moneda, una herramienta fundamental para manipular la economía.

Tampoco hay que perder de vista que al ser una moneda cuyo control está distribuido en la red, las operaciones no tienen que pasar por ningún banco. Esto significa que es muy sencillo realizar transacciones económicas sin que quede registro y por tanto sin pagar impuestos. Esto es muy peligroso para los Estados ya que sin impuestos no hay servicios públicos, ni pensiones ni infraestructuras, al menos del modo en que las conocemos en la actualidad.

Por tanto es complicado que tenga éxito. Primero, porque es difícil que sea aceptada por la gente, a no ser que pierdan la fe en las monedas tradicionales, cosa que podría ocurrir si hay inflaciones altas o cracks financieros. Y segundo, porque se enfrentaría con muchos poderes en su contra si empezara a tener cierto éxito. Pero cosas más raras se han visto.

Bitcoin es una divisa puramente virtual, ya que no existen billetes o monedas físicas con las que pagar. Bitcoin se almacena en nuestro ordenador del mismo modo que lo hacen los certificados digitales y podemos gastar esta moneda, de momento, en compras online, pero no sería extraño que diera el salto al mundo físico a través de tarjetas de crédito o pagos desde el móvil. Aunque no es seguro que llegue a establecerse como una moneda universal, digamos que se trata como mínimo de un experimento muy interesante.

Para quien se haya despertado la curiosidad en este tema, recomiendo estos sitios:
1- La página oficial de Bitcoin: http://bitcoin.org/es/
2- Un sitio con buenas explicaciones: http://www.queesbitcoin.info/
3- La web de Blockchain, un sitio donde se puede simular el funcionamiento de Bitcoin, creando cuentas y realizando transaciones: https://blockchain.info/es/

lunes, 9 de diciembre de 2013

20 fotos de París

París, "la Ville lumière", está en estos días de diciembre en todo su esplendor lumínico engalanada para la próxima Navidad, aunque la meteorología y el otoño se empeñan en tenerla sumergida en un gris permanente.

París tiene, además de luz, gente, mucha gente. La ciudad recibe anualmente unos 42 millones de visitantes, así que no hay temporada baja. Todo esta lleno de ambiente y de vida. Estas son unas muestras de como he visto París en estos días.


Pinchar en cualquier foto para iniciar presentación

La Defènse, zona de negocios y de ocio
El enorme Arco de La Defènse

Notre Dame, siempre cálida

Desde la torre, la vista es espectacular

Jardines de Tullerías

El Louvre

Panorámica desde Notre Dame

...carrusel y obelisco.

Otoño en la Torre

Luces callejeras

La fuente de los Ríos en la plaza de la Concordia

Puente del Zar Alejandro III
Atardece

Jardines de Trocadero

Notre Dame desde el Sena

La Sainte Chapelle, joya del gótico
...con decoración navideña

Majestuosa...

Arco del Triunfo del Carrusel

Versalles, el esplendor de una corte

Pinchar en cualquier foto para iniciar presentación


jueves, 21 de noviembre de 2013

50 años matando a Kennedy

Durante la historia de los Estados Unidos, ocho presidentes murieron en su cargo. De estos ocho, cuatro murieron por causas naturales y cuatro fueron asesinados. De estos últimos, Abraham Lincoln fue el primero en morir mediante un disparo en la cabeza, efectuado por John Wilkes Booth. el 14 de abril de 1865. Dieciséis años después, el 19 de septiembre de 1881, el presidente James A. Garfield fue herido de bala por Charles Julius Guiteau y falleció dos meses más tarde. En septiembre de 1901, William McKinley fue tiroteado por Leon Czolgosz, un anarquista que le causó las heridas que acabaron con su vida una semana después. Por último, el magnicidio más reciente y el de más resonancia a nivel mundial, fue el de John F. Kennedy asesinado con dos disparos de rifle por el francotirador Lee Harvey Oswald el 22 de noviembre de 1963 en la ciudad texana de Dallas.

John y Jacqueline Kennedy

JFK, el presidente número 35 de Estados Unidos, el único católico en ocupar la Casa Blanca, estaba al final de su tercer año en el poder, y aunque aún no era oficial su candidatura a la reelección, era presumible que se presentara y que ganara de nuevo. 

Cinco décadas después de su muerte, la sociedad estadounidense no ha logrado dilucidar si realmente Oswald actuó en solitario, tal como dictaminó la polémica Comisión Warren, o si hubo detrás grupos de poder apoyados por la CIA y el Pentágono, descontentos con las políticas de Kennedy hacia Cuba y la ex Unión Soviética. Con su muerte se inaugura una década convulsa para un país que poco después asistiría a los asesinatos de Luther King, un pastor de la iglesia baptista defensor de los derechos civiles, de Robert Kennedy, hermano del presidente, y de Malcolm X, un activista y luchador por los derechos de los negros.

Dialogando con Nikita Kruschev

Pero la pregunta del millón sigue vigente: ¿Quién mató a JFK?. Fue Bobby Kennedy, por aquel entonces fiscal general, quien declaró: "Mi hermano tenía dos grandes enemigos: la mafia y Fidel Castro, y yo creo que fue este último quien lo mató". Y bien pudo ser así ya que tras la crisis de los misiles, resuelta exitosamente por Kennedy, el dirigente cubano le veía como una amenaza permanente y un objetivo a batir.

La teoría de la conspiración volvió a cobrar fuerza en 1991, cuando el director Oliver Stone llevó al cine su versión de los hechos. La convulsión que produjo en el pueblo estadounidense impulsó al Congreso a crear en 1992 la Ley de los Archivos del Asesinato del Presidente John F. Kennedy, que ordenó que todo el material relacionado con aquellos sucesos, fuese guardado en una sola colección en los Archivos Nacionales. En 1992, una ley ordenó la desclasificación de los materiales archivados pero aun así, hoy en día más de 50.000 documentos relacionados con el asesinato de Kennedy, se mantienen en secreto.

El confuso informe que emitió la Comisión Warren, encargada de la investigación oficial ha servido para alimentar docenas de teorías de la conspiración que el citado Oliver Stone consagró de forma definitiva en su película "JFK Caso abierto" donde narra la crónica de un auténtico golpe de Estado, alimentándose de todas las sospechas y teorías conspirativas. Al calor del aniversario que se acerca, vuelven a surgir en los medios todo tipo de publicaciones, libros y películas que buscando enfoques originales, distorsionan la verdad cuando no entran de lleno en el terreno de la ficción.

Lee Harvey Oswald, detenido
Entre las producciones recientes acerca del caso, me gustó "The Kennedys", una miniserie de 2011 que llegó a España al año siguiente y relata la vida glamurosa de la famosa familia Kennedy y sus abundantes tragedias. Otra obra que sobresale, la estrena National Geographic en estos días con el título de "Matar a Kennedy". Se trata de una biografía producida por Ridley Scott que recorre los cuatro últimos años de vida del presidente (Rod Lowe) y de Lee Harvey Oswald (Will Rothaar), hasta aquel 22 de noviembre en que sus destinos quedaron cruzados para siempre. En ambos actores, su parecido físico con los personajes reales resulta convincente.

Hay algunas producciones más, que tal vez lleguen a España más adelante, como es el caso de "Parkland", presentada en Venecia, que está producida por Tom Hanks y se centra en los cuatro días de aquel suceso. Otra es "The Bystander Theory", estrenada en septiembre, que opta por las teorías conspirativas con la historia de una joven que un día descubre que su familia podría estar relacionada con lo ocurrido en Dallas hace cincuenta años. El asesinato de JFK también se recoge en la recién estrenada "El mayordomo" que cuenta la vida de un sirviente de la Casa Blanca que trabajó para ocho presidentes y aún hay más: Leonardo DiCaprio está involucrado en el proyecto "Legacy of Secrecy", sin fecha de estreno aún, que explorará la teoría de que todo fue un plan de la mafia.

Cincuenta años matando a Kennedy, con conspiración o sin ella, y aún no ha muerto. En la proverbial ingenuidad del pueblo americano, unas gentes que buscan desde su Declaración de Independencia, la felicidad y la belleza como rasgos de su identidad nacional, aún pervive la figura, el espíritu y la ilusión que despertó en vida el presidente John F. Kennedy y que se tornó con su muerte en leyenda, construida en base a infinitos libros, opiniones, investigaciones, programas de televisión, documentales y películas que no obstante, no logran cerrar las incógnitas de lo ocurrido en Dallas aquel 22 de noviembre de 1963.

Este vídeo es la grabación más completa que existe del asesinato. Es una película casera muda, filmada en 8 mm en color por Abraham Zapruder, un espectador accidental del suceso. 



https://www.youtube.com/watch?v=jWHdEeHNbXY


jueves, 14 de noviembre de 2013

Filipinas

Hay países en el mundo de los que solo se habla a causa de sucesos desgraciados y tragedias que les afectan. Puede ser el caso de Filipinas que ha venido al primer plano de la actualidad debido a la enorme tragedia causada por el tifón "Haiyan", uno de los más potentes y destructivos de la historia en el Pacífico, que ha causado miles de muertos y deja a once millones de damnificados en medio de un paisaje de destrucción total y de completa desesperación de los supervivientes.

Terrible tragedia del tifón Haiyan

Filipinas está muy lejos y no aparece entre los temas frecuentes de nuestra actualidad, sin embargo este país tiene una importante herencia hispánica. No en vano estuvo bajo soberanía de España durante más de tres siglos. El descubrimiento de Filipinas se debe a Hernando de Magallanes, un navegante portugués que había estado sirviendo a su rey en Malaca en donde tuvo noticia de las islas y mares circundantes. A su vuelta a Portugal, fue mal recibido por su soberano, lo que le decidió a presentarse al rey de España ofreciéndole sus servicios. El Papa Alejandro VI, en el Tratado de Tordesillas, había fijado el meridiano divisorio de las zonas de influencia castellana y portuguesa repartiendo el mundo entre las dos naciones. Magallanes sostenía que las islas Molucas estaban en el hemisferio español y ofreció al emperador Carlos V, llegar a ellas por vía de occidente siguiendo un derrotero distinto del que usaban los portugueses que rodeaban el Cabo de Buena Esperanza navegando hacia el este.

El emperador ordenó que se preparara una escuadra y al frente de ella salió Magallanes de Sevilla, el 10 de Agosto de 1519, emprendiendo un viaje extraordinario, durante el cual, descubriendo el estrecho que lleva su nombre, al sur del continente americano, puso un rumbo que suponía que le iba a llevar a las Molucas y en su errático viaje cruzando el Pacífico, descubrió el archipiélago filipino. El 16 de Marzo de 1521, llegó a Surigao, en el este del archipiélago y después tocó en otras islas hasta que envuelto en una disputa indígena, halló la muerte en Mactán, una pequeña isla cercana a Cebú. El resto de la expedición al mando de Juan Sebastián Elcano, prosiguió su viaje hacia España pasando por el cabo de Buena Esperanza y terminando así, por vez primera, un viaje alrededor del mundo.

Magallanes y Elcano. Azulejo conmemorativo en Sanlucar de Barrameda

A esta expedición siguió otra comandada por García Jofre de Loaísa que tenía como misión explorar aquellos archipiélagos y arrebatar las Molucas a Portugal. Eran tan precarios los medios para navegar, que de siete naves y 450 hombres que partieron de La Coruña en Julio de 1525, solamente una llegó a Guam y después a las Filipinas, perdiéndose las demás en tempestades y deserciones. El comandante Loaísa y el capitán Elcano, enfermos de escorbuto, fallecieron en agosto de 1526 en la travesía del Pacífico. Tal fue el fracaso que los últimos 24 supervivientes llegaron a Lisboa en 1536, prisioneros de los portugueses y allí conocieron que el Emperador había vendido a Portugal los derechos sobre las Molucas por los que habían peleado.

Los siguientes intentos partieron de Nueva España, es decir de la costa mexicana. Más de doce expediciones se registraron en la época en las que se fueron descubriendo nuevas islas del Pacífico, siempre entre penalidades y naufragios hasta que en 1565 el guipuzcoano Miguel López de Legazpi, concluyó la conquista de Filipinas que habían sido bautizadas con el nombre del rey Felipe II. Las islas del archipiélago recibieron pronto el estatus de Capitanía General dependiente del virreinato de Nueva España que, con sede en Manila, incluía a Palaos, Guam, las Islas Marianas, las Islas Carolinas, las islas Marshall y las islas Gilbert, además del archipiélago filipino.

Las rutas comerciales del siglo XVI

La colonización española representó la unificación política de las islas por primera vez en su historia, y llevó al país avances de la civilización occidental como el arado, la rueda, el reloj, la imprenta, el telar, y nuevas técnicas constructivas. Las distintas órdenes religiosas desarrollaron una gran misión evangelizadora, y construyeron iglesias, escuelas y hospitales a lo largo de Filipinas. También fundaron universidades que hoy están entre las más antiguas del continente asiático como la de San Carlos de Cebú, o la Universidad de Santo Tomás de Manila, establecida por los Dominicos en 1611.

En los tres siglos de administración española, las tropas filipinas se enfrentaron a ataques chinos, ingleses, portugueses y holandeses, que codiciaban las islas y sus recursos. También se enfrentaron a revueltas indígenas o criollas ya entrado el siglo XIX, como la de Novales, o Cavite el Viejo, precursoras de los movimientos independentistas. En el sur, los enfrentamientos con los moros de Mindanao fueron frecuentes.

Durante el siglo XIX los puertos filipinos se abrieron al comercio internacional, lo cual hizo crecer la economía del país. También aumentó el intercambio cultural, y llegaron a Filipinas nuevas ideas como las de la Revolución Francesa. En 1810 los territorios españoles de América y Filipinas se consideraron oficialmente provincias, y obtuvieron por primera vez representación en las Cortes españolas. La Constitución de Cádiz de 1812 otorgó la ciudadanía española a todos los habitantes de los territorios de ultramar. Con la independencia de México en 1821, Filipinas pasó a depender directamente de Madrid, con lo que se fortaleció el vínculo político, comercial y cultural con la metrópoli, especialmente tras la aparición del barco de vapor unas décadas más tarde, y la apertura del Canal de Suez en 1869.

Las Filipinas en el sureste asiático

En 1863 se estableció un sistema de educación pública y gratuita que puso a Filipinas a la vanguardia de Asia e hizo del castellano el vehículo de comunicación para todo el país lo que dio lugar a una literatura y una prensa filipina en español, que duraron hasta mediados del siglo XX. Las nuevas ideas liberales, las demandas de mayor autonomía, los intereses del caciquismo local y la debilidad de España como imperio, fomentaron los movimientos independentistas que llevaron a la revolución en 1896, apoyada por la masonería española a través de sus logias en las islas. 

En 1898 Estados Unidos declaró la guerra a España con la excusa de ayudar a los revolucionarios cubanos y filipinos, aunque con la ambición final de conseguir los territorios españoles en el Caribe y el Pacífico. Tras la derrota de España, el nuevo líder del movimiento Emilio Aguinaldo, proclamó la independencia de Filipinas el 12 de junio de 1898. En enero de 1899 se establece la República Filipina con Aguinaldo como presidente, y se promulga una Constitución escrita enteramente en español, al igual que el Himno Nacional Filipino.

Sin embargo, tras la rendición española, las fuerzas norteamericanas no entregaron sus posiciones al ejército filipino, y el gobierno de Aguinaldo fue declarado rebelde por los norteamericanos, basándose en el Tratado de París de 1898 por el que España cedía las islas a EE.UU. Así, en junio de 1899 se desató la Guerra Filipino-Norteamericana que se prolongó hasta 1901, cuando Emilio Aguinaldo fue capturado y firmó la rendición.

Las tropas filipinas en el sitio de Baler, la última resistencia española en 1899

Durante esta guerra murieron más de un millón de personas y el ejército norteamericano fue acusado de cometer atrocidades contra la población civil. El nuevo gobierno creó instituciones democráticas supervisadas, sustituyó el español por el inglés como idioma de la educación y asuntos oficiales, y redistribuyó terrenos y propiedades de la Iglesia Católica. En 1934 el gobierno norteamericano creó un régimen de autonomía para Filipinas como transición hacia su independencia. Durante la Segunda Guerra Mundial el archipiélago fue ocupado brevemente por Japón. En 1945 los norteamericanos desalojaron a las fuerzas japonesas y al término de la guerra, en 1946, concedieron finalmente la independencia a Filipinas.

Tras la independencia, Filipinas destacaba como uno de los países más avanzados y desarrollados de Asia. Pero en las décadas de la postguerra, el desarrollo se ralentizó debido a un escaso crecimiento económico y una corrupción generalizada, que alcanzó su máximo exponente con el dictador Ferdinand Marcos. Debido a su gestión abiertamente proamericana, el gobierno estadounidense le apoyó durante veinte años a pesar de ser conocedor de la corrupción masiva y los abusos de los derechos humanos en ese período. A partir de 1986, diversos gobiernos de corte democrático han dirigido el país con altibajos, crisis y acusaciones de corrupción ya que debe ser complicado el control en un país con más de 7.000 islas y casi 100 millones de habitantes.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Hostelería con solera

En Pamplona hay pocos locales del ramo hostelero que tengan una antigüedad considerable. Es difícil sobrevivir durante muchas décadas Ya que suele tratarse de negocios familiares que pocas veces resisten más allá del ciclo vital de sus fundadores. A veces ocurre que hay un sucesor comprometido o un traspaso adecuado y entonces el establecimiento alarga su vida por otra generación.

Me llaman la atención dos negocios de nuestra ciudad que son emblemáticos. Uno de ellos que permanece activo y boyante y el otro que desgraciadamente ya desapareció.

Hotel La Perla


Está situado en el centro de Pamplona, desde su inauguración en junio de 1881. Es un hotel con categoría de 5 estrellas, el "top" de los hoteles navarros, uno de los más antiguos de España y que guarda en su memoria una historia impresionante. Para los pamploneses de cierta edad, La Perla siempre ha estado ahí ofreciendo en sus porches un cálido lugar al sol en las frías mañanas de febrero. También recuerdo en mi primera juventud, algún paseo furtivo por la Plaza del Castillo con el carrico de las maletas, tomado en "préstamo" al hotel por un rato.


El origen de este hotel hay que buscarlo hacia 1881 cuando dos emprendedores de la época, Miguel Erro y su esposa Teresa Graz inician su aventura empresarial fundando la Fonda La Perla, un restaurante con servicio de habitaciones. El hotel ocupaba un edificio de nueva planta alquilado a Pedro Esteban Górriz, quien lo había construido en 1853 y que cubría el espacio que va de la calle Chapitela a la Estafeta con fachada a la que entonces era Plaza de la Constitución. El nuevo edificio cerraba una calleja sin salida que se conocía como "de la Sal", que por aquellas fechas había planteado problemas de salubridad al Ayuntamiento.

Los inicios son inciertos y el hotel sufre diversas crisis que van desde un incendio hasta la propagación del cólera en 1885 que terminó con la vida de su fundador, aunque no con la saga familiar que continuó regentando el establecimiento. En el siglo XX, el edificio se reformó en varias ocasiones y fue mejorado continuamente con los últimos elementos de confort disponibles. Así, en 1912, se había dotado al edificio de un moderno ascensor, el primero que conoció la ciudad de Pamplona, importado de París. En 1933 y en 1951 sufrió diversas reformas que fueron conformando su silueta actual en las que dejo su impronta el arquitecto pamplonés, Victor Eusa.

La última y más importante reforma del Hotel la Perla, tiene lugar en los años 2005 al 2007 donde se reestructuró el edificio al completo, se iluminó su fachada y se decoraron sus balcones. Interiormente se transformó enteramente, dejando buena parte de las habitaciones dedicadas a personajes relevantes que en algún momento de la historia pasaron por allí. De este modo, en junio del año 2007, el viejo edificio reconvertido en "Gran Hotel La Perla", inició una nueva etapa como establecimiento hotelero de lujo, con la máxima categoría.

Una historia del hotel, mucho más documentada puede leerse en el blog que publica Fernando Hualde, el cronista oficial del establecimiento en: http://laperlahistoria.blogspot.com.es/

Las Pocholas


Este emblemático restaurante estuvo situado en el número 6 del Paseo Sarasate y cerró sus puertas en el año 2000, cuando a sus propietarias les fallaron las fuerzas a causa de la edad. Las nueve hermanas Guerendiáin-Larrayoz, habían regentado en los años treinta del pasado siglo el restaurante Casa Cuevas, ubicado en la calle Comedias de Pamplona. Esta familia que tenía su origen en el valle de la Ultzama, eran gente emprendedora, conocían el mercado y dominaban la cocina, así que decidieron ampliar el negocio trasladando el restaurante y elevándolo a una categoría superior.

Con el nombre de "Hostal del Rey Noble", abrieron en 1938, el nuevo local que popularmente pasó a llamarse "Las Pocholas", apelativo cariñoso con el que eran conocidas las hermanas Guerendiáin. Siempre fue un local elegante y de prestigio, registrado como restaurante de cuatro tenedores que disponía de una capacidad de 280 comensales.

Los comienzos no fueron fáciles, pues no estaban los tiempos para muchas alegrías en plena Guerra Civil, pero la suerte se puso de su lado con la propuesta que recibieron de "Casa Nicolasa" de San Sebastián, que pasaba por ser uno de los mejores restaurantes de España, planteándoles la posibilidad de que las dos hermanas mayores trabajaran un tiempo en el afamado establecimiento para aprender los secretos de la alta cocina. Aquel aprendizaje fue muy fructífero elevando notablemente el nivel de las jóvenes cocineras con los guisos y la repostería.

Otro benefactor de la casa fue Félix Huarte Goñi, que por entonces ya era un constructor de prestigio con importantes obras en Madrid y que pensaba que Pamplona bien merecía un restaurante de nivel al estilo de las grandes ciudades. Este mecenas navarro financió la reforma del local y fue un importante apoyo económico en la etapa inicial. Se cuenta que Félix Huarte les impuso una condición: que el restaurante llevase el nombre de "Las Pocholas". Aunque bautizaron el local como Hostal del Rey Noble, las hermanas ya eran conocidas por su sobrenombre que acabó imponiéndose, alcanzando fama internacional.

"Las Pocholas" al completo

Durante más de seis décadas, "Las Pocholas" fue el restaurante de referencia entre políticos, empresarios, toreros, visitantes de la ciudad y gastrónomos en general, que sabían apreciar su trato exquisito y su excelente cocina. Dada su categoría, no estaba al alcance de cualquier bolsillo pero haciendo un esfuerzo, mucha gente acudía alguna vez a este templo gastronómico para alguna celebración extraordinaria. El restaurante siempre mantuvo las esencias de la más genuina cocina navarra que se servía en un ambiente selecto, con un elegante bar, una esmerada decoración y un mobiliario terminado a mano. En el comedor había varias pinturas de Gaspar Montes, destacado pintor del Bidasoa. En un lugar preferente se colocó un busto de Carlos III, el Rey Noble que daba nombre al establecimiento.

El local se retocó en 1966 de la mano del arquitecto Fernando Redón. De aquella reforma, permaneció hasta su cierre, la fachada de madera de roble que le daba aquel aspecto impresionante y magnífico. En 2005 el Gobierno de Navarra concedió la Cruz de Carlos III el Noble a las hermanas Josefina y Conchita Guerendiáin. En los años siguientes sus vidas se han ido extinguiendo, como lo había hecho en el año 2000 el local de sus desvelos.

El nombre de "Hostal del Rey Noble" fue rescatado en 2007, por el Hotel La Perla para el restaurante situado en sus bajos que regenta el cocinero Alex Múgica y que con su toque personal, mantiene la calidad y la tradición de "Las Pocholas"

jueves, 31 de octubre de 2013

Zaragoza 2013

Este año 2013 está lleno de celebraciones en muchos lugares de España, conmemorando la expulsión de los franceses tras la Guerra de la Independencia, hace doscientos años.

La capitulación de Pamplona según dibujo de Paco Vela
Pamplona ha puesto estos días su granito de arena con algunos actos bastante folclóricos, simulando combates, desfiles y acampadas, recreando lo que debió ocurrir en aquellos días, aunque si reparamos en otros episodios de esa guerra, hay que convenir que lo ocurrido en nuestra ciudad solo fueron escaramuzas menores. Por el contrario, la capital aragonesa cuenta con una historia de sangre y fuego protagonizada por sus habitantes, que la sitúa entre los grandes episodios heroicos de las numerosas guerras sufridas por este país.

Monumento a los caídos en la Guerra
de Independencia, situado en la Plaza
de España de Zaragoza
Cuando los franceses cruzaron los Pirineos para su fingida conquista de Portugal, encontraron aquí bastante pobreza, cierta apatía y mucha religión. Nada que ver con la sociedad francesa ya que aquí, la gente era ruda, pueblerina e inculta y únicamente en Madrid y en alguna capital de provincia encontraron vestigios de una burguesía culta e ilustrada.

En general se puede afirmar que los españoles odiaban a los franceses y sus costumbres, aunque en aquellos días se dio el fenómeno en todo el país, de algunos ciudadanos, los afrancesados, que recibieron con entusiasmo las nuevas corrientes que acompañaban a las tropas francesas. Unos lo hicieron por frivolidad, otros por afán cultural y muchos por interés o miedo. España era un país militarmente muy inferior por lo que la primera idea de Napoleón fue que la conquista resultaría poco menos que un paseo militar. Pero no contaban con la bravura y el coraje de sus gentes, exacerbadas por la provocación que supuso el engaño francés y la crueldad mostrada en los acontecimientos de Madrid del 2 de mayo. Y así, al igual que en otros lugares, en Zaragoza se dio una resistencia civil que fue mucho más fuerte que la que podían ofrecer unas tropas escasas y mal pertrechadas.

Los sitios de Zaragoza fueron dos. El primero, entre junio y agosto de 1808, supuso un fracaso de las tropas napoleónicas que tuvieron que emprender la retirada al percatarse de que aquella empresa era mucho más difícil de lo que habían pensado. La derrota de Bailén también afectó a su moral así que decidieron una retirada táctica que les sirvió para pertrecharse y reconsiderar la forma de atacar Zaragoza, que era un enclave geográfico de importancia estratégica.

La Puerta del Carmen en una postal de hace 100 años
De este modo, en vísperas de la Navidad de 1808, los franceses iniciaron un segundo sitio de la ciudad con una cuidada planificación de ataque y con un importante contingente de unos 40.000 hombres entre infantería, caballería y numerosas piezas artilleras. La defensa de Zaragoza también había mejorado llegando a unos 30.000 soldados regulares al mando del general Palafox, pero sobre todo la moral era alta y el compromiso importante ya que la ciudad se había convertido en un símbolo de la resistencia española al invasor.

La lucha fue encarnizada y aunque pronto cayeron las defensas exteriores, la resistencia que encontraron obligó a los franceses a luchar casa por casa y a volar los edificios uno a uno, retrasando su avance y sufriendo numerosas bajas. Además del estrago bélico, la ciudad comenzó a sufrir la escasez de alimentos y peor aún, la epidemia de tifus, que terminaron con su resistencia. Ante la demanda de rendición, Palafox había respondido al general francés con su famosa frase: "¡Después de muerto, hablaremos!", pero cayó enfermo y aunque mantuvo su negativa a rendirse, la ciudad capituló finalmente el 21 de febrero de 1809.

Palacio de la Aljafería, último reducto en Zaragoza de las tropas francesas
El balance fue aterrador ya que solo sobrevivieron unos 12.000 zaragozanos de los 55.000 que contaba la ciudad un año antes y la destrucción de los edificios fue casi total. Zaragoza quedó marcada para siempre por los sitios. Doscientos años después, cuando paseas por sus calles aparecen nombres y monumentos como Paseo de la Independencia, Plaza de los Sitios, Calle Asalto, Casa de Palafox, Paseo de la Mina, Plaza de Sas, Parque del Tío Jorge, Paseo María Agustín y muchos otros que evocan personajes y hechos de aquellas trágicas jornadas.

Grabado de la época que representa la voladura en el Puente de Piedra
Cuatro años largos de ocupación y penurias debieron transcurrir hasta que el 9 de julio de 1813, sin apenas violencia y con una población local poco consciente de los acontecimientos de la guerra, se produjo la llegada de las tropas de Durán y de Espoz y Mina a las cercanías de la ciudad. Ese día, los zaragozanos despertaron a la realidad con la explosión provocada por el General París y sus tropas con la voladura de un arco del Puente de Piedra, al huir de la ciudad de noche y en secreto, cargados con municiones, objetos de valor y todos los enseres que pudieron transportar, dejando atrás una derrota sin rendición.

Con la toma de la Aljafería, días más tarde, donde había quedado resistiendo un batallón de soldados galos, terminó la ocupación francesa de Zaragoza y tres meses después, caería Pamplona, que fue la última plaza en ser liberada en aquella guerra.