Google+ Aislado en este planeta: enero 2012

martes, 31 de enero de 2012

Comparte Cultura


Con el cierre de Megaupload, tan comentado en las noticias de los últimos días, los amantes de la red hemos quedado huérfanos y desasistidos. Dónde dejaremos nuestros ficheros? ¿dónde "pillaremos" las pelis? ¿qué haremos sin música?. 

Que no cunda el pánico. La red es generosa y nos obsequia de inmediato con colaboraciones desinteresadas que nos sacarán del apuro.

Una de éstas aportaciones es el siguiente enlace a una recopilación de sitios donde se puede encontrar de todo.


Como dice el autor del foro: "Esta lista es una respuesta natural al recorte de derechos de la nueva ley SINDE, futura SOPA y similares y a la falta de ofertas justas de contenidos culturales accesibles, a una necesaria purga de intermediarios, comisionistas y parásitos del negocio anticuado que no han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías para mantener su nicho y que impiden un consumo responsable sin sentirse estafado y una justa contraprestación al que verdaderamente se lo merece; el autor de las obras"

Y como añado yo: les va a resultar muy difícil ponerle puertas al campo, e Internet no es sólo un campo, es el mar, que aún es más difícil de cercar.
Por cada artículo de la ley SINDE, hay un millón de voces clamando; por cada agente del FBI, hay mil internautas con conocimientos; por cada sitio que se cierre, se abrirán cien y cuanto más activa sea la represión más fuerte será la reacción, así que... mejor dejarlo.

Como se repite hasta la saciedad en los foros más autorizados, no queremos el "todo gratis". Todo el mundo entiende que hay que pagar el trabajo de los creadores pero como denuncian muchos músicos y escritores, ellos perciben menos del 10% del precio de venta de su obra, así que, ¿quien se queda el resto?

Afortunadamente, Internet está rompiendo muchos esquemas de forma imparable y habrá que adaptarse a los nuevos tiempos empezando por las leyes y los editores.

El mayor reto que tiene que superar la industria cultural en nuestro país, es vencer el miedo y comprender que los piratas no existen. Tan sólo personas que quieren consumir cultura y que por desgracia hoy en día, no encuentran alternativas razonables. Y a lo gratis sólo puede ganarle lo sencillo. Desde luego no leyes mordaza, retrógradas, que sirven tan sólo a los intereses de unos pocos.

Asi que disfrutar del artículo y de los enlaces que alli se facilitan para acceder sin escrúpulos a TODO: películas, música, libros, televisión, periódicos y más.


miércoles, 25 de enero de 2012

Ciudades de China

La dimensión de China en términos de población es apabullante. He aquí algunos datos extraídos principalmente de la web oficial de estadística de China y del diario The Telegraph.

Provincias de China

  • Aunque las cifras son confusas porque no está clara la definición de lo que se considera una ciudad, (términos como ayuntamiento, municipalidad, área urbana, área de influencia, etc. son conceptos variables de un país a otro), se puede asegurar que en China hay unas 160 ciudades con más de un millón de habitantes. Además, hay cinco ciudades con áreas metropolitanas con más de 10 millones de habitantes, calificadas como "megaciudades".
  • A nivel provincial el país se divide en 23 provincias, 5 regiones autónomas, 4 municipios bajo jurisdicción central (o municipalidades) y 2 regiones administrativas especiales.
  • Las municipalidades de Pekín, Tianjin, Shanghái y Chongqing incluyen algunas de las mayores urbes del mundo y están bajo administración directa del estado. Por último, las antiguas colonias europeas de Hong Kong y Macao mantienen una gran autonomía como regiones administrativas especiales, conservando su propio sistema económico y judicial, además de muchas características propias de estados independientes, como su propia moneda, dominio de Internet, prefijo telefónico, bandera, etc. Bajo el modelo chino, Taiwán se considera una de las 23 provincias de la República Popular, aunque en la práctica la isla es independiente, y se encuentra administrada por el régimen de la República de China desde el fin de la Guerra Civil de 1949.
Shanghai superando a Manhattan
  • Una docena de provincias chinas, tienen más población que España y suman en conjunto unos 850 millones de habitantes.
  • Las 5 mayores provincias en superficie, son mayores que España. La mayor de ellas, Xinjiang, situada en el noroeste del país, es como 3 veces la Península Ibérica.
  • Hay más de 20 ciudades mayores que el municipio de Madrid.
  • Con una superficie de 9.596.961 km2, es el cuarto país más grande del mundo, tras Rusia, Canadá y EE.UU., y es el más habitado de la tierra con una población de unos 1.340 millones de habitantes.
  • Tradicionalmente China era un país esencialmente rural pero en 2011, la proporción de la población urbana ha llegado al 51,27 por ciento, superando a los habitantes del campo en  34 millones personas.

Arquitectura de ultra-vanguardia
El enorme éxodo a las ciudades y el crecimiento desmesurado de éstas, hace que China esté planeando construir una megaciudad que ocuparía una superficie de más de 40 mil km2, aproximadamente la superficie de un país como Suiza. La idea se basa en unir las poblaciones de nueve grandes ciudades en una sola, reuniendo en la misma área metropolitana a más de 42 millones de habitantes, casi la misma población de España al completo.

El plan ya está en marcha de modo que durante los próximos seis años, una serie de unos 150 grandes proyectos, se encargarán de crear infraestructuras para gestionar los sistemas de distribución energética, transporte, agua y telecomunicaciones de la megaciudad. Un sistema de raíles de 5.000 km. se encargará del transporte de masas pudiendo llevar a una persona a cualquier punto de la ciudad en un tiempo máximo de una hora. Una línea exprés de ferrocarril también conectará el centro con la cercana Hong Kong.

Megaciudad de Cantón
La nueva megaciudad, que será la mayor del mundo, cubrirá una gran parte del corazón manufacturero de China, en el delta del río Perla, que se extiende desde Guangzhou a Shenzhen incluyendo a otras siete urbes millonarias que en conjunto representan casi una décima parte de la economía china. El área urbana será 26 veces mayor que el Gran Londres, o sea, una ciudad de 41.000 km2, equivalente al tamaño de Extremadura.

Estos datos son una muestra de la pujanza china que en base a una demografía exuberante y a una laboriosidad increible, está conquistando el mundo silenciosamente. 

miércoles, 18 de enero de 2012

Radio Nacional

El 19 de enero de 1937, comenzaron las emisiones de Radio Nacional de España. Desde sus orígenes como altavoz de la propaganda del bando nacional, hasta la era de Internet y los canales especializados, han pasado 75 años que la emisora celebra con programas especiales emitidos en estos días.

Los antecedentes más remotos de la radio hay que situarlos en el siglo XIX, a lo largo del cual van apareciendo diversos inventos que posibilitan el desarrollo de este medio. Se puede citar a Alessandro Volta que inventa un objeto tan genial como la pila eléctrica que facilita el invento del telégrafo. Después Samuel Morse lo perfecciona con el código que lleva su nombre. Años más tarde, en 1875, aparece Graham Bell, con el invento de la telefonía al conseguir que los sonidos puedan propagarse a través de un cable.


Antenas de Marconi en South Wellfleet. Mass.

Por aquella época, Heinrich Hertz desarrolló la teoría formulada por Maxwell años antes, descubriendo la existencia y el comportamiento de las ondas electromagnéticas y construyendo el primer emisor y receptor de ondas capaz de mandar señales de uno a otro sin usar cables. Marconi aprovecha el invento para propiciar la transmisión de señales sonoras, alcanzando distancias de hasta 20 kilómetros. Pero no será hasta ya entrado el siglo XX cuando John Ambrose Fleming y Reginald Fessenden con sus inventos relativos a las válvulas, diodos, micrófonos y antenas, consiguieron transmitir la voz humana. A partir de ese momento se inicia la radio que hoy conocemos con múltiples aplicaciones en terrenos tan diversos como el científico, militar, meteorológico, transporte o comercial.

La primera emisión de radio tuvo lugar en 1906 en los Estados Unidos. En 1910, De Forest transmitió por primera vez una ópera desde el Metropolitan Opera House de Nueva York. En 1920 se crearon varias emisoras o estaciones de radio en Estados Unidos. En Pittsburg (EE.UU.), surge la primera emisora regular del mundo con emisiones diarias de discos. En 1923 se fundó en el Reino Unido la British Broadcasting Corporation (BBC). En 1925 ya funcionaban 600 emisoras de radio en todo el mundo.

En España, las primeras emisoras comerciales de radio comienzan a funcionar en 1924, en plena Dictadura del General Primo de Rivera, al principio en Barcelona y Madrid (Radio Ibérica). Poco a poco, el número de estaciones radiofónicas fue aumentando hasta cubrir la práctica totalidad del territorio. En un comienzo, las emisiones transmitían acontecimientos en directo, pero luego la programación se fue enriqueciendo y aparecieron boletines de noticias, que se conocían con la denominación de "diario hablado". La regulación gubernamental de 1924 estableció las primeras concesiones de emisión: EAJ-1 Radio Barcelona, EAJ-2 Radio España de Madrid, EAJ-3 Radio Cádiz, EAJ-4 Estación Castilla, EAJ-5 Radio Club Sevillano, EAJ-6 Radio Ibérica, a las que siguieron muchas otras en un corto espacio de tiempo, lo que propició la aparición de las emisiones en cadena para informativos y acontecimientos de interés nacional.

En Salamanca, durante la Guerra Civil, tenían su cuartel las tropas sublevadas al mando de Franco. La noche del 19 de enero de 1937, emitió por vez primera Radio Nacional. Era de sobra conocida la importancia de la propaganda en tiempos de guerra, de modo que con una pequeña emisora móvil que Hitler había utilizado durante los Juegos de Berlín y que Goebbels, ministro de Propaganda, regaló a Franco, se efectuó la primera emisión. A día de hoy, la red de Radio Nacional se compone de unas 140 emisoras repatidas por España, que transmiten cinco programaciones diferentes, más tres canales internacionales que llegan a todo el mundo emitiendo por onda corta, satélite e Internet con programas en ocho idiomas diferentes.

Desde sus inicios y a lo largo de estos 75 años, RNE no ha cesado de avanzar. En el terreno de los contenidos, se ha ido adaptando tanto a las modas y costumbres como a la libertad ideológica de cada momento. Por otro lado la técnica en emisoras y receptores ha dado pasos de gigante, pasando por la revolución del transistor inventado en 1947, hasta las actuales emisiones por Internet de alcance universal, tanto en tiempo real como en diferido (podcast), utilizando tecnología informática. En este aspecto, la aparición de las redes sociales, que permiten una participación directa de los internautas durante la emisión, está revalorizando ampliamente los contenidos.

Este curioso vídeo narra los comienzos de la radio en España



lunes, 16 de enero de 2012

Año Bisiesto

El año actual es bisiesto, lo que significa que tiene 366 días en vez de los 365 del año común. 

El tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa alrededor del Sol es de 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,51 segundos. Este período se conoce como año trópico o año solar. Para corregir el desfase entre éste y el año común, se establecieron, ya en el calendario juliano, (Julio César, año 46 a.C.), los años bisiestos que consisten en añadir cada cuatro años, un día al mes más corto (febrero), de forma que un año bisiesto tiene 366 días en total.

Pero con el antiguo calendario juliano, seguía habiendo un desfase debido a que un año no dura exactamente 365,25 días, sino un poco menos, y el ajuste de un día cada cuatro años resulta excesivo. Por esa razón, el papa Gregorio XIII, asesorado por el astrónomo jesuita Christopher Clavius promulgó, el 24 de febrero de 1582, una bula en la que establecía que tras el jueves 4 de octubre de 1582, seguiría el viernes 15 de octubre de 1582. Con la eliminación de estos diez días desaparecía el desfase acumulado con el año solar, y para que no volviera a producirse, se eliminaron en el nuevo calendario tres años bisiestos cada cuatro siglos.

La regla para los años bisiestos, según el calendario gregoriano, es la siguiente:
Un año es bisiesto si es divisible entre 4, excepto el último de cada siglo (aquel divisible por 100), salvo que este último sea divisible por 400.

Aún así, sigue habiendo un pequeño desfase de 24,25 segundos por año, con lo que se supone que dentro de 3.500 años se habrá acumulado un día de más. Pero esto no es completamente predecible ya que, ni las cifras son exactas, ni la velocidad de rotación de la Tierra se mantiene constante a lo largo de los siglos.

El calendario gregoriano se adoptó inmediatamente en los territorios pontificios y en los que estaban controlados por la corona de España. En un período breve de tiempo lo adoptaron los restantes reinos católicos. Los países protestantes no lo adoptaron hasta unos cien años después. No se implantó en Gran Bretaña hasta 1752, en Rusia hasta 1918 y en Turquía hasta 1927. En la actualidad, sólo una parte de la iglesia ortodoxa sigue usando el calendario juliano.

Calendario judío
Pero además de estos calendarios, en el mundo ha habido numerosas formas de medir el tiempo. Muchos calendarios antiguos cayeron en desuso y otros siguen vigentes en la actualidad en diversas religiones. Entre los más relevantes podemos citar:

El calendario judío, que procede del antiguo calendario hebreo, ha permanecido inalterable desde el año 900 aproximadamente. Es el calendario oficial del moderno estado de Israel y es utilizado por los judíos en todo el mundo como un calendario religioso. El punto de partida de la cronología hebrea es el año 3761 a.C., la fecha de la creación del mundo según se describe en el Antiguo Testamento.

Calendario musulmán
Otro calendario religioso de importancia es el calendario islámico, utilizado en casi todos los países musulmanes. Se calcula a partir del año 622 y del día posterior a la Hégira o salida de Mahoma de La Meca a Medina. El año islámico consta de 12 meses lunares de 354 ó 355 días lo que produce un desfase de unos 11 días por año con el calendario gregoriano. 

Ambos calendarios son fundamentalmente religiosos, por lo que para las relaciones internacionales se ven obligados a utilizar el calendario occidental.

Hay otro calendario que resulta una auténtica curiosidad y es el que implantó la Revolución Francesa en 1793, para reemplazar el calendario gregoriano y aplicar el sistema decimal también en la medida del tiempo. Una auténtica revolución tenía que cambiarlo todo y no había que dejar rastros del Antiguo Régimen, por lo que se estableció que el año comenzaba en el equinoccio de otoño y quedaba dividido en 12 meses, de 30 días cada uno, subdivididos en tres períodos de 10 días, conocidos como décadas. El último día de cada década era de descanso. Los cinco días que quedaban al final del año (del 17 al 21 de septiembre en el calendario gregoriano), eran considerados fiesta nacional. Se inició una nueva numeración de los años comenzando en el An I (año I).

Meses del calendario de la Revolución Francesa

Aunque se adoptaron nombres con referencias a las cosechas y al clima de Francia con el fin de eliminar todas las influencias religiosas del calendario para hacerlo universal, se cometió un gran error, dado que resultaban enormemente imprecisos en otras partes del mundo, como en los trópicos o en el hemisferio austral, lo que hubiera representado una dificultad adicional para su adopción mundial.

Reloj decimal
También se propuso la división del día en 10 horas. La hora cero era la medianoche y la hora 5 el mediodía. Estas horas se dividían a su vez en 100 minutos, y cada minuto en 100 segundos. De esta forma, el día solar tenía 100.000 segundos equivalentes a nuestra medida normal de 86.400 segundos. por día. El sistema no era malo, pero nadie se acostumbró y duró tan sólo 6 meses.

El calendario republicano fue abolido en agosto de 1805 por Napoleón pero aún hubo un intento de recuperación por la Comuna de París, el efímero movimiento de insurrección que gobernó la capital francesa en 1871, tras la caída del gobierno imperial de Napoleón III en la Guerra Franco-Prusiana. También Mussolini, cuando toma el poder en Italia en 1922, inaugura la "Era Fascista" con el calendario de la Revolución Francesa que se siguió usando, en paralelo al gregoriano, hasta 1945.

miércoles, 11 de enero de 2012

Time-lapse

Este es el nombre de una técnica fotográfica que consiste en editar en un vídeo, una serie de imagenes fijas tomadas en secuencia que después se reproducen a una velocidad mayor que cuando se produjeron, creando así una ilusión de imágenes aceleradas. Puede hacerse disparando una fotografía cada cierto tiempo y después unirlas en un programa de edición de vídeo en el ordenador, obteniendo una película con el efecto de cámara rápida, característico del time-lapse.


Pinchar en la flor para ver como crece. Esc para salir
Un auténtico artista en esta técnica es Kien Lam, que un buen día decidió dar la vuelta al mundo haciendo fotos y ahora las ha plasmado en un video de unos 5 minutos, que está teniendo un notable éxito en Internet. 


Toda su aventura de casi un año por 17 paises se condensa en este vídeo que se titula "Time is nothing" y que se compone de 6.237 fotografías realizadas con una Panasonic Lumix GF1, que es una cámara fotográfica compacta con objetivos cambiables.


La música que acompaña, es de su hermano menor, William, y lleva por título "Places and Faces". Puedes ver toda la información del viaje, que contiene cientos de fotos, en la web oficial: http://kienlam.net/around-the-world


Esta modalidad de vídeo, aunque no requiere de grandes medios técnicos, tampoco es para principiantes. Me voy a interesar un poco en el tema y quizás algún dia veamos resultados. Mientras, disfrutar del video que es realmente precioso.
"Time is nothing": http://kienlam.net/around-the-world

lunes, 2 de enero de 2012

La Antártida

El pasado 29 de diciembre a las 9,15 GMT, exactamente 100 años y 15 días después de que el explorador noruego Amudsen y sus hombres llegasen por primera vez al Polo Sur, ha sido cuando la expedición vasco-navarra compuesta por Iñurrategi, Vallejo y Zabalza, los miembros de la TRANSANTARTIKA 2011, han alcanzado el punto más meridional del planeta, tras 44 días de travesía por hielo. Precisamente ese lugar tan remoto, puede considerarse civilizado ya que allí se encuentra la base estadounidense Amundsen-Scott, un pequeño poblado de 250 habitantes ubicado exactamente en el Polo Sur geográfico y la única de la Antártida habitada durante todo el año.


Tras una brevísima escala en el punto de latitud 90 sur, tienen que salir de allí girando al oeste, hacia la Bahía Hércules en el mar de Weddell, a unos 1.200 km. con los que completarán los 3.700 km. de travesía por el continente helado, sin asistencia externa y con la única ayuda de cometas para arrastrar los trineos. Una dura hazaña sin duda, al igual que la treintena de expediciones que con motivo de la celebración del centenario de la llegada de Amundsen al Polo Sur por vez primera, han partido de diversos países para conmemorar el hecho e inscribir sus nombres, aunque ya en letra pequeña, en la historia de las grandes conquistas.

En cualquier caso, todas las travesías, escaladas y estancias en el continente son enormes aventuras dadas las dimensiones y dificultades que ofrece la Antártida ya que se trata de un continente helado mayor que Europa con unos 14 millones de kilómetros cuadrados, que en el invierno polar aumentan hasta los 20 millones de kilómetros cuadrados, considerando la expansión de los hielos costeros. Las distancias son enormes. Atravesarlo por la ruta más corta supone más de 3.500 kilómetros y el punto más inaccesible se encuentra a una altura de 3.718 m. sobre el nivel del mar y está ocupado por la base rusa Vostok. Es el punto del continente antártico más alejado de cualquier costa ya que el mar se encuentra a una distancia mínima de unos 1.600 km. y esta situado a 878 km. del polo sur geográfico.


La Antártida se ubica casi completamente al sur del círculo polar antártico. Su forma es aproximadamente circular con unos 4.500 km. de diametro El extremo norte de la Península Antártica se encuentra a solo 1.000 km de Sudamérica, mientras que las distancias a las costas más cercanas son de 3.800 km. respecto a África, de 2.500 km. de Tasmania, de 3.140 km. de Australia y de 2.200 km. de Nueva Zelanda.

Es el continente más elevado de la Tierra, con una altitud promedio de 2.000 metros. El punto más elevado es el Macizo Vinson, con 4.900 m. sobre el nivel del mar. Incluso en la Antártida hay un volcán activo, el monte Erebus, situado en la costa oriental de isla de Ross con una altura de 3.794 m.

La Antártida alberga alrededor del 80% del agua dulce del planeta en forma de hielo. Por contra el aire es extremadamente seco, con el grado de humedad más bajo de la Tierra y con las temperaturas medias más frias. La temperatura más baja del planeta se registró cerca de la estación Vostok, con 89º C bajo cero, mientras que la temperatura promedio del mes más calido en cualquier punto del continente, no supera los cero grados. En la Antártida también se han registrado los vientos más intensos de la superficie terrestre: 327 km/h, en julio de 1972, en la estación científica francesa Dumont d'Urville.

Casi todas las estaciones científicas ubicadas en la Antártida, estan activas en el verano austral, de octubre a abril, cuando los dias se alargan y las temperaturas suben facilitando la vida. En pleno verano austral (enero), los días tienen luz casi las 24 horas ya que el sol baja hasta la línea del horizonte pero sin llegar a ocultarse. Lo contrario ocurre en el invierno (julio), donde el día es sólo un resplandor sin que el sol llegue a asomarse en el horizonte.
Debido a las condiciones extremas del clima, en la Antártida apenas existe vegetación, y sólo de formas muy simples, como algas, musgos, y líquenes.


La Antártida es el último continente del planeta Tierra en ser descubierto y poblado por el hombre. El descubrimiento del continente podría corresponder al explorador español Gabriel de Castilla, en 1603, quien habría llegado a los 64°S y avistado tierra en esas latitudes (quizás alguna de las islas Shetland del Sur). En 1772 el inglés James Cook circunavegó la Antártida por mares subantárticos, pero sin divisar tierras más allá del paralelo 60º Sur.

En febrero de 1819, William Smith, marino británico, descubrió las Islas Shetland del Sur, en la Antártida y ese mismo año el navío de línea español "San Telmo", con 644 hombres de tripulación, desapareció en las tormentosas aguas al sur del cabo de Hornos, tras separarse de dos fragatas, con las que formaba una división con destino al puerto de Callao. Se cree, por los restos encontrados en la actualidad, y por testimonios de los balleneros ingleses y norteamericanos en años siguientes, que el "San Telmo" pudo llegar a esas inhóspitas tierras, e incluso pudo haber sobrevivido, durante un cierto tiempo, parte de su tripulación.

Tras la confirmación de la existencia de tierras cada vez más al sur, numeroras expediciones europeas y americanas exploraron aquellas latitudes en el siglo XIX, primero por las costas y posteriormente adentrándose en el continente. También los barcos balleneros poblaron aquellos mares en esa época.

En 1900, el Reino Unido hizo un nuevo intento con la Expedición Antártica Británica, bajo el mando del capitán Robert Falcon Scott. La expedición fue popularmente conocida por el nombre de su navío, el Discovery y exploró el Mar de Ross y la tierra de Eduardo VII, alcanzando el punto más meridional que ningún hombre había logrado hasta la fecha, cuando el 31 de diciembre de 1902, Scott, Shackleton y Wilson alcanzaron la latitud 82º17'.


En 1902, el sueco Nordenskjöld, el noruego  Larsen y el argentino Sobral, quedan atrapados en el continente cunado su buque encalló, logrando sobrevivir al invierno austral, hasta ser rescatados al año siguiente por una corbeta argentina. El primer intento serio de alcanzar el Polo Sur se debe a Ernest Shackleton, que en 1907 volvió a la Antártida al mando de su propia expedición, conocida como Expedición Nimrod.  Si bien el objetivo no fue cumplido, los expedicionarios llegaron a 180 kilómetros del polo y obtuvieron otros logros, tanto científicos como exploratorios.

En 1910 dos expediciones más se dirigieron a la Antártida con el mismo objetivo, alcanzar el Polo Sur. Una de ellas era una expedición noruega al mando de Roald Amundsen.  La otra, una expedición británica, comandada de nuevo por el capitán Scott. En el verano austral de 1911 ambas expediciones se dirigieron al Polo. Amundsen, acompañado de cuatro hombres, utilizó como fuerza motriz perros de Groenlandia. Scott, en cambio, utilizó ponis para una primera etapa y la propia fuerza humana en la segunda. Roald Amundsen alcanzó el Polo Sur el 14 de diciembre de 1911 y Scott lo hizo el 17 de enero de 1912. Mientras los noruegos no tuvieron mayores complicaciones, la mala planificación y también la mala suerte hicieron que los cinco expedicionarios británicos, que habían alcanzado el polo, murieran en la travesía de regreso.


Hoy existen en el continente cerca de 100 estaciones científicas de unos 26 países, donde permanecen aproximadamente 1.000 personas durante el invierno, efectuando labores de investigación científica. En el verano, la población humana se multiplica y llega probablemente hasta las 10.000 personas, que efectúan labores científicas y de mantenimiento en las estaciones mencionadas.

Un fenómeno reciente en la Antártida, es el gran flujo de turistas que visitan este continente a bordo de buques de pasajeros, en números crecientes cada año, lo que comienza a tener riesgos de sobrexplotación y contaminación del continente.

Es de reseñar la existencia del Tratado Antártico, firmado en 1959 en Washington, que en la actualidad cuenta con 48 paises miembros y que establece el marco legal para la gestión de la Antártida. El tratado establece principios como la no propiedad del territorio por ningún país, el uso con fines pacíficos y científicos con prohibición expresa de las actividades militares y el intercambio de información entre los miembros del Tratado, todo ello bajo supervisión de las Naciones Unidas.